martes. 05.03.2024

La Audiencia Provincial de A Coruña ha absuelto a los acusados de haber agredido presuntamente a su bebé en 2011 hasta haberlo dejado ciego y epiléptico entre otras secuelas. La sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña acogió hace dos semanas el proceso contra dos personas que tuvieron un hijo en 2011 con el que convivían en la ciudad herculina para los que el fiscal pide veinticuatro años de prisión y una indemnización para el pequeño de 1,2 millones de euros.

 

Dice que presuntamente le dieron un golpe y lo zarandearon cuando tenía tres meses de vida, por lo que tiene una disminución de fuerza o parálisis en el lado derecho de su cuerpo, sufre una ceguera bilateral completa, padece epilepsia secundaria y retraso del desarrollo psicomotor. Sostiene la sala en la sentencia del pasado 22 de marzo que "los hechos no han ocurrido en el modo en el que se detalla en el escrito de acusación".

 

"No ha quedado acreditado, más allá de toda duda razonable, que los acusados, con ánimo de atentar contra la integridad física de su hijo lo golpearan contra algo objeto o superficie", continúa. Piensan los magistrados que "no han quedado acreditadas dos agresiones distintas" y destacan las diferentes versiones de los peritos, que dejaron abiertas varias alternativas que explican las secuelas. Destaca el Tribunal la versión del abuelo del pequeño, quien se ha hecho cargo de su cuidado desde entonces, quien piensa que fue el padre quien le causó las lesiones tras lanzarlo hacia el techo en un juego, en el que se le habría caído, y después habría intentado reanimarlo.

 

Los jueces recuerdan que cuando ocurrieron los hechos "puede ser que (el menor) no conviviera con el acusado", por lo que esto no se ha podido acreditar, e incluso no se puede descartar que las lesiones hayan llegado en el mismo golpe, pues la tesis inicial era que se trataba de dos sucesos diferentes, aunque cercanos en el tiempo. Por todos estos motivos, la Audiencia Provincial ha absuelto a los padres del niño, que está a punto de cumplir cinco años, de los hechos que les imputa la Fiscalía.

 

"El menor se merece Justicia, pero ello no debe desembocar en una condena a sus padres por delito doloso cuando este Tribunal, después de un juicio desarrollado a lo largo de tres sesiones, concluye que no hay datos que permitan considerar que ambos padres, intencionadamente, en dos ocasiones o en una de ellas hubieran agredido al niño golpeándolo y zarandeándolo", termina la sala.

Absueltos los acusados de haber dejado ciego y epiléptico a su propio bebé