martes 26/10/21
Meirama | As Pontes

Activistas de Greenpeace entran en la térmica de Meirama para pedir su cierre

Un grupo de activistas de Greenpeace ha accedido esta mañana a la central térmica de Meirama, en Cerceda (A Coruña), para pedir su cierre por “su impacto climático y en la salud” a través de una serie de pancartas desplegadas en la torre de refrigeración y de un dibujo de grandes dimensiones.

Un grupo de activistas de Greenpeace ha accedido esta mañana a la central térmica de Meirama, en Cerceda (A Coruña), para pedir su cierre por “su impacto climático y en la salud” a través de una serie de pancartas desplegadas en la torre de refrigeración y de un dibujo de grandes dimensiones.

 

La organización ecologista ha pedido a Naturgy, la empresa que opera esta central térmica, que “anuncie el cierre de sus centrales térmicas de carbón y se comprometa a realizar un proceso de desinversión para alinearse con la lucha climática”, según indica en un comunicado. “Naturgy, la antigua Gas Natural, es la segunda empresa que más cambio climático provoca en España y está entre las veinte compañías carboneras más contaminantes de Europa”, ha denunciado Greenpeace, que ha pedido “claridad” sobre el futuro de las centrales de Meirama, Narcea (Asturias) y La Robla (León).

 

Si bien tanto los trabajadores de la central de Meirama como el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, dan por hecho que la planta cerrará en junio de 2020, esta previsión parte de que Naturgy no ha expresado su voluntad de invertir para adecuarla a los estándares europeos en materia de contaminación. Greenpeace ha pedido a la empresa “que anuncie que no invertirá en alargar la vida de sus térmicas y las cerrará en 2020” y ha recordado que ya había advertido en 2016 de que no iba a realizar más inversiones en la central térmica de Anllares (León), una decisión que esperan que explicite con respecto a Meirama, Narcea y La Robla.

 

La organización ecologista ha señalado que la central de Meirama es “la más contaminante de la empresa” y es “responsable directa de 55 muertes prematuras y sus costes para la salud superaron los 150.000 euros por sus emisiones en 2016”, según datos de un informe elaborado por la plataforma “Un futuro sin carbón”. Dicho informe también acusa a Naturgy de ser responsable “de 178 muertes prematuras, 6.000 ataques de asma en población infantil y 136 casos de bronquitis en adultos”, así como de costar “más de 500 millones de euros a la salud de la sociedad española”.

Comentarios