martes. 23.04.2024

El acusado de haber agredido sexualmente a dos menores hermanas en el municipio coruñés de Vimianzo ha asegurado hoy que los supuestos hechos fueron inventados por los padres de las niñas para conseguir la custodia de uno de los hijos del procesado. La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido el proceso contra un varón al que el Ministerio Fiscal imputa una falta continuada de vejaciones injustas y un delito continuado de agresión sexual, por los que pide cinco años de prisión y 4.000 euros de indemnización.

 

El escrito de la Fiscalía dice que el procesado agarró "la pierna" de una de las pequeñas y pasó "su codo por encima de la ropa a la altura de los pechos" en abril de 2014. En mayo, "con la intención de satisfacer su deseo sexual se tumbó" al lado de la hermana de la primera y "comenzó a frotar sus partes íntimas contra la vagina de la niña de forma reiterada", además de que posteriormente rozó sus "nalgas" y tocó sus "pechos".

 

En el juicio, el procesado ha dicho que iba con frecuencia al domicilio de las supuestas víctimas con sus hijos, que "iban a jugar", pero "nunca" se quedó "a solas" con las menores. Ha negado cualquier tocamiento y ha considerado que las acusaciones son fruto de una invención de los padres, a los que ha acusado de querer la custodia de uno de sus hijos.

 

En ese sentido, ha manifestado que le habían ofrecido la posibilidad de que el niño se quedase con ellos porque él "no tenía recursos" y ellos querían la custodia de un pequeño, pues dudaban si podrían tener más descendencia por un tratamiento médico. "Todo es mentira", ha insistido y ha considerado que la actitud de la familia cambió cuando él se negó a dar a su hijo en custodia porque, según su versión, fue entonces cuando empezaron las acusaciones. La madre de las presuntas víctimas ha dicho que se enteró de lo supuestamente ocurrido a través de las niñas, a las que notó "muy nerviosas", aunque al principio pensó que "habían exagerado".

 

En su declaración ha dicho que una de sus hijas se definió al procesado como "el demonio" por lo ocurrido" y ha negado haber pretendido tener la custodia del hijo del imputado, pues ella podría haber tenido más descendientes "perfectamente". Las pequeñas han dicho que no sabían lo que ocurría cuando empezaron las supuestas agresiones, pero han afirmado que el acusado las habría llegado a "tocar" y que se "frotaba" contra una de ellas.

Acusado de agresión sexual a menores dice que es una invención de los padres