jueves 13/5/21

El agresor de la Ronda de Nelle quería suicidarse para culpar a su expareja

El agresor de la Ronda de Nelle de A Coruña detenido el lunes por apuñalar a tres personas, que ingresó en prisión este miércoles, quería precipitarse desde la ventana de un octavo tras hablar con su expareja, familiar de dos de los heridos, para "que ella sintiera la responsabilidad de su muerte".

policia

El agresor de la Ronda de Nelle de A Coruña detenido el lunes por apuñalar a tres personas, que ingresó en prisión este miércoles, quería precipitarse desde la ventana de un octavo tras hablar con su expareja, familiar de dos de los heridos, para "que ella sintiera la responsabilidad de su muerte".

Así lo han expuesto este jueves en una rueda de prensa en A Coruña el jefe de la Brigada de Policía Judicial, Pedro Agudo, y el inspector jefe del Grupo de Delincuencia Organizada y Violenta, Carlos Temprano, que ha sido el negociador en este caso.

Los agentes han detallado que el hombre llevaba en una mochila una cinta americana, una cuerda de casi tres metros, guantes de látex y una botella de alcohol.

"Había una preparación de lo que iba a hacer, eso hace pensar un poco por dónde van los tiros", ha detallado Agudo, que ha indicado que "si hubiera una persona sola quizás los acontecimientos podrían haber sido de otra manera".

Con estos objetos, han detallado, podría querer "intentar amordazar" o "atar" a alguien. "No tenemos conocimiento de que sufra alguna patología", ha asegurado el inspector.

El 19 de abril, en torno a las 9.40 horas, la sala del 091 recibió la alerta de que un hombre había apuñalado a tres personas en el primer piso del número 12 de la Ronda de Nelle.

Tras el ataque, el varón, que se hizo pasar por un repartidor para entrar al inmueble, subió al octavo y se encaramó en una ventana que da al patio.

En las tres horas de negociación, ha narrado Carlos Temprano, se percataron de que lo que quería el individuo era "precipitarse cuando hablara con su expareja" y que "ella entendiera que se tiraba por esa relación fallida", por lo que no lo pusieron en contacto con ella.

"Fue una resolución combinada", ha sostenido el negociador, que ha explicado que cuando ya había un cierto nivel de confianza con el hombre, los efectivos de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) lo redujeron.

Preguntado por si se podría relacionar este con un caso de violencia de género, lo han descartado, pero el inspector jefe del grupo de Delincuencia Organizada y Violenta ha matizado que en este tipo de ataques el autor, en ocasiones, "no va directamente a la víctima", pues podría optar por "lo que más le duele, los familiares".

Así, Carlos Temprano, que es uno de los cuatro negociadores que la Policía Nacional tiene en Galicia y actuó en 18 ocasiones, ha desgranado que es "un proceso de imaginación, de rapidez y de gestión emocional" en el que hay que darle "alternativas" a la persona y escucharla.

Se trata, ha dicho, de un trabajo en equipo, pues el negociador principal tiene un enlace y recibe información de un grupo de investigación.

Por su parte, Pedro Agudo ha revelado que el arma era "absolutamente" capaz de infligir heridas mortales y que el hombre no se esperaba tal resistencia. Afortunadamente, los heridos no revisten gravedad.

El hombre, ha relatado la Policía, entregó un paquete a la mujer cuando le abrió la puerta y se introdujo en el domicilio. Entonces, la empujó bruscamente, cerró la puerta por dentro y empezó un forcejeo entre ambos.

La pareja de esta salió de la habitación para auxiliarla. En ese momento, se produjo un forcejeo entre los tres, al que luego se sumó un vecino que escuchó los hechos. Los tres, el matrimonio y el vecino, resultaron heridos.

La jueza de Instrucción número 6 de A Coruña, en funciones de guardia decretó ayer provisional, comunicada y sin fianza para el presunto agresor, investigado por tres delitos de lesiones y un delito de allanamiento de morada.

Comentarios