lunes. 04.03.2024

El colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LGTBI) de A Coruña ha denunciado ante la Fiscalía una "agresión homófoba" sufrida el pasado 30 de enero en la plaza de Lugo durante la campaña "Besos contra la violencia", en la que se lanzaron huevos a los asistentes desde una vivienda cercana.

 

Miembros de A.L.A.S. Coruña se han reunido con el Fiscal coordinador del Servicio de Delitos de Odio y Discriminación, Luis Vázquez Seco, para exponerle sus "temores ante el incremento de las agresiones al colectivo LGTBI y la dificultad para denunciar estos hechos". En un comunicado, han recordado que la agresión a la treintena de personas que se concentraron en la plaza de Lugo se produjo durante la lectura del manifiesto que denunciaba el incremento de las agresiones que sufre el colectivo LGTBI.

 

Seguidamente, miembros de la asociación han relatado que llamaron a la Policía Nacional para denunciar los hechos y han añadido que los agentes se negaron "a hacer acto de presencia alegando que no podían desplazarse hasta el lugar de los hechos si no había certeza acerca de quién había cometido la agresión, recomendando en su lugar que los testigos se personaran en comisaría". Así se hizo, han continuado desde A.L.A.S, pero el funcionario de policía no quiso tomar nota de la denuncia por considerar que la agresión no suponía delito penal. Por ello, decidieron contactar con un abogado, que los acompañó a la Audiencia Provincial para denunciar ante la Fiscalía los hechos ocurridos.

 

 

El fiscal "no dudó en censurar el modo de actuar del Cuerpo Nacional de Policía, asegurando que deberían haberse personado en la concentración para tratar de identificar a los agresores de modo que un acto así no quede impune". Además, alegan en la misma nota, indicó que "el trato recibido en comisaría tampoco fue el correcto, puesto que no es deber de un funcionario de policía decidir lo que es o no es un delito penal, si no que están obligados a tomar nota de cualquier denuncia que presente un ciudadano".

 

Por ello, A.L.A.S. A Coruña quiere denunciar públicamente no solo la agresión sufrida, sino también "la situación de desamparo ante la actuación de las fuerzas de seguridad". El fiscal se ha comprometido con los miembros de este colectivo a iniciar una investigación para aclarar los hechos en comisaría y que no vuelvan a suceder, y les ha animado a denunciar "todo crimen de odio", dado que estas denuncias "son de vital importancia para detectar tendencias o la aparición de bandas especialmente virulentas".

 

Desde A.L.A.S. apuntan las dificultades que afrontan para denunciar porque muchas personas se sienten incómodas revelando su orientación sexual o identidad de género y "porque temen que en comisaría no sepan lidiar con estos temas con el debido respeto", añaden en el comunicado, en el que solicitan "un compromiso visible del órgano policial para eliminar este tipo de miedos".

 

En este sentido, han avanzado su intención de reunirse con el comisario de policía para esclarecer lo ocurrido, así como de hacer llegar al Valedor Do Pobo la denuncia presentada ante la Fiscalía para que interceda ante la Xunta de Galicia con el fin de saber en qué punto se encuentra el desarrollo de la ley gallega de visibilidad y no discriminación de este colectivo.

 

Denuncian ante la Fiscalía una agresión homófoba en A Coruña