domingo. 03.07.2022

El acusado de sustraer 66.000 euros dice que solo hizo "un favor a un amigo"

El empleado de banca que está acusado de sustraer 66.000 euros a un cliente con el que tenía una relación de confianza ha asegurado hoy durante su declaración ante el juez que solo hizo "un favor a un amigo" y que así se "lo pagan". 

El empleado de banca que está acusado de sustraer 66.000 euros a un cliente con el que tenía una relación de confianza ha asegurado hoy durante su declaración ante el juez que solo hizo "un favor a un amigo" y que así se "lo pagan".

 

La sección segunda de la Audiencia Provincial de A Coruña acoge hoy y mañana el proceso contra un empleado del Banco Pastor despedido en Ferrol por unos hechos que habrían ocurrido, presuntamente, entre 2002 y 2006 y por los que piden seis años de prisión.

 

La defensa solicitó la suspensión del proceso por la ausencia de algunas pruebas relacionadas con el denunciante, Augusto Ramón O.S., que falleció en 2009 y al que le habrían sustraído 66.000 euros, cantidad que se pide ahora de indemnización para sus herederos. Argimiro P.F. declaró, tras el rechazo de la suspensión, que trabajaba en la entidad bancaria en un puesto de atención al cliente, que conocía al denunciante "desde pequeño" y que tenía buena relación con él porque llevó la cuenta de su padre al Banco Pastor y convirtió "treinta millones que tenía cuando murió en cincuenta", por lo que estaba "muy agradecido".

 

El denunciante tenía una minusvalía que limitaba su movilidad y por eso le pidió, según la versión del acusado, que le llevase dinero a casa o a un bar porque le resultaba muy complicado desplazarse hasta la oficina del banco. "Algunas veces le llevaba yo el dinero directamente, otras le llevaba un sobre, se lo podía dejar o, si estaba, firmaba el reintegro. Si no, lo firmaba yo, ponía yo la huella.

 

Conocía los riesgos, pero tenía mucha confianza en él, nunca pensé que me fuese a denunciar", ha afirmado. Durante la instrucción dijo que nunca había puesto la huella aunque ahora se ha retractado porque entonces tenía miedo de que lo despidieran ya que cometía una irregularidad, aunque "estaba autorizado por él, verbalmente, delante de testigos", que lo declararon luego. Cuando fue despedido pasó a cobrar "una pensión de 1.800 euros brutos, cuando podía haber recibido la máxima" y le hicieron "una auditoría en la que no se encontraron rastros de ese dinero en las cuentas".

 

"Aún encima que hago un favor a un amigo, así me lo pagan", se ha quejado, y ha añadido que el denunciante tenía un serio problema con el alcohol y "despilfarraba" en especial "en regalos, sobre todo si conocía a alguna chica". Ha asegurado que "siguió con la misma operativa" cuando él fue trasladado a otra oficina y, de hecho, los demás empleados "tenían problemas con él" por los múltiples movimientos que hacía con fondos garantizados que no le rentaban. "Me autorizó porque le era muy difícil subir al banco.

 

Le avergonzaba muchísimo poner la huella. Me pidió que pusiese mi huella y le dije que no. Luego me lo dijo delante del dueño del bar y un camarero y acepté. Pensé que por lo agradecidos que estaban no me iba a pasar nada. No me voy a jugar mi trabajo así", ha añadido. Los herederos del denunciante, tres tías y un tío, han reconocido que este "bebía y llevaba una vida de gastador" y no se han puesto de acuerdo sobre si sabía leer y darse cuenta de que los fondos de su cuenta disminuían.

 

El empleado del bar donde quedaba el dinero ha comentado que "muchas veces" quedaron sobres con dinero del acusado para el denunciante en una cantidad que no puede precisar aunque sabe que está entre veinte y cincuenta sobres.

 

El acusado de sustraer 66.000 euros dice que solo hizo "un favor a un amigo"
Comentarios