jueves 9/12/21
Justicia crimen

El Tribunal Supremo confirma la condena del TSXG a los asesinos de la Cubela

El Tribunal Supremo ha confirmado las condenas impuestas por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) a la instigadora del asesinato de la Cubela, de dieciocho años de prisión, y al cómplice que colaboró para tenderle una trampa a la víctima, de siete años y medio, que habían recurrido.

El Tribunal Supremo ha confirmado las condenas impuestas por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) a la instigadora del asesinato de la Cubela, de dieciocho años de prisión, y al cómplice que colaboró para tenderle una trampa a la víctima, de siete años y medio, que habían recurrido.


Cuatro personas fueron condenadas por la muerte el 11 enero 2012 de Yonier Alejandro Arenas, de 25 años, en la coruñesa plaza de la Cubela, y dos de ellas agotan sus posibilidades de rebajar la condena o librarse de ella por la vía judicial después de recurrir al Supremo una sentencia que había confirmado en su momento el TSXG.


Milena Carolina Bedoya Cuadros está condenada a dieciocho años de prisión como "autora criminalmente responsable de un delito de asesinato", en el que concurre "la circunstancia agravante de parentesco", tras haber instigado a dos varones a "tenderle una trampa" a la víctima".


Antonio Rodríguez Acosta era su exmarido y actuó como "cómplice" a la hora de hacer que la víctima bajase la guardia antes de que Álvaro Stiven Carvajal Valencia le asestase las dos cuchilladas mortales, por lo que el primero está condenado a siete años y medio de cárcel y el segundo a quince.


La jueza consideró probado, basándose en los informes policiales y las declaraciones de acusados y testigos, que Milena Carolina B. decidió ajustar "cuentas" con el joven con el que mantenía una relación sentimental tras descubrir que también estaba con su hija adolescente de 15 años.


Precisamente, Milena Carolina y Antonio son los que recurren la sentencia del asesinato de la nueva pareja de la primera que también mantenía una relación con su hija, que fue lo que la motivó a realizar los actos por la que está condenada.


Milena recurre por "infracción de precepto constitucional, infracción de ley y error en la valoración de la prueba", y Antonio lo hace por "infracción de precepto constitucional y error en la apreciación de la prueba".


El Supremo recuerda que su función "no consiste en realizar una nueva valoración de las pruebas practicadas", por lo que valora que "no se ha producido la lesión del derecho a la presunción de inocencia porque el Tribunal de instancia ha valorado y ponderado racionalmente las pruebas practicadas, sin separarse de la lógica".


Tras examinar el caso concluye que "el Tribunal del Jurado ha estimado que existe prueba de cargo suficiente", y como la argumentación es lógica rechaza el argumento de que no existe tal prueba y también el de la vulneración del principio de presunción de inocencia.


Con respecto a la reclamación sobre la inexistencia de alevosía o del agravante de parentesco que se detalla en la "infracción de ley por la concurrencia de la alevosía", el Supremo sostiene que la alevosía está en el momento en que se "asegura el resultado perseguido sin riesgo para el agresor, eliminando la defensa que pudiera presentar la víctima".


También hay parentesco porque la víctima y la condenada "convivieron durante un año" y no se debe tener en cuenta si la relación estaba deteriorada en el momento en que Milena Carolina "planeó el ataque mortal" y "convenció" a los otros dos varones que acabasen con su vida.


El Supremo niega que la pena sea desproporcionada y alega que "solo excede seis meses del mínimo legal", por lo que mantiene íntegramente la condena que marcó la Audiencia Provincial de A Coruña y que confirmó el TSXG.

El Tribunal Supremo confirma la condena del TSXG a los asesinos de la Cubela
Comentarios