jueves 21/10/21
Reconocimiento

Gómez Noya, feliz con su homenaje en Ferrol, que lo vio crecer en el deporte

El pentacampeón mundial de triatlón, Javier Gómez Noya, ha recibido este martes un cálido homenaje en la tierra que lo vio crecer tanto a nivel personal como deportivo, Ferrol, y este es un hecho que él mismo ha remarcado en la emotiva ceremonia.

El pentacampeón mundial de triatlón, Javier Gómez Noya, ha recibido este martes un cálido homenaje en la tierra que lo vio crecer tanto a nivel personal como deportivo, Ferrol, y este es un hecho que él mismo ha remarcado en la emotiva ceremonia . Javier Gómez Noya hizo historia el pasado 20 de septiembre al lograr su quinto título mundial en triatlón, algo no conseguido hasta ahora por nadie, tras quedar segundo en la Gran Final del campeonato que se disputó en Chicago (EE.UU.) y que ganó otro español, Mario Mola.

 

El primer deportista en ganar cinco títulos mundiales en este deporte, este gallego, ha mostrado este martes en una conversación con Efe su felicidad y gratitud por el homenaje realizado por el Ayuntamiento de Ferrol en su honor. "Hacía mucho tiempo que no venía por aquí y pasar por A Cabana" y otros puntos del callejero ferrolano ha emocionado a este triatleta.

 

La tarde de celebración comenzó a las siete con la llegada de Gómez Noya al Ayuntamiento de Ferrol, donde fue recibido por la totalidad de la corporación municipal, con el alcalde de la ciudad, Jorge Suárez, a la cabeza. Allí, se mostró emocionado y afirmó que "es un día muy feliz para mí", por este acto y por el recibimiento popular que sabía que lo esperaba en el Auditorio de Caranza.

 

El regidor ferrolano informó de la concesión a Gómez Noya de la Medalla de Plata de la ciudad al mérito deportivo, la máxima distinción que a día de hoy puede otorgar la administración local. El triatleta se sumará, así, a ilustres ferrolanos de otros campos muy distintos, como Torrente Ballester o Concepción Arenal.

 

En cualquier caso, Jorge Suárez y el concejal de Deportes, Bruno Díaz, expresaron su intención de poder elevar el valor del metal a oro en caso de que el triatleta ferrolano gane los Juegos Olímpicos de Río el 18 de agosto del año que viene. Gómez Noya tuvo ocasión, por ahora, de firmar en el Libro de Oro de la urbe departamental: "Para mis amigos del Concello de Ferrol, en agradecimiento por su apoyo durante todos estos años, tanto a mi persona, como al deporte local", suscribió.

 

El próximo objetivo es el oro en Brasil, para lo que entrenará hasta la primavera de 2016 en el extranjero, aunque a partir del mes de mayo volverá a Pontevedra con el objetivo de seguir preparándose para la meta olímpica. "Me siento con ganas y motivación para seguir trabajando", declaró, y avanzó que quiere "dar más alegrías a la gente de Ferrol y a toda la gente que me sigue". Cual rockstar que es en Ferrol, Gómez Noya hizo, con esta ilusión contagiosa, su entrada en el auditorio, repleto de niños y niñas de distintas escuelas deportivas de la ciudad, y esto al ritmo del grupo de rock Riff Raff.

 

Todas las miradas estaban puestas en él, conscientes de la gesta que este hombre ha conseguido en el mundo del triatlón y que parece no haber llegado a su fin. Sus valores, su trabajo y su capacidad de sacrificio en cada entrenamiento, en cada carrera, fueron resaltados por todos los que subieron al escenario para hablar de Javier, en concreto, por el hincapié que en ello hizo, por el presidente del Club Triatlón Ferrol, Cali Formoso.

 

"Su característica fundamental era el trabajo, de pequeño ya era un fenómeno", contó y, en la actualidad, sigue siendo un hombre "cordial, afable, no escatima una firma, una foto, no pone una mala cara. Javi hizo de la responsabilidad y del trabajo su forma de vida". Tras ello, llegó por fin el momento esperado por todos. Gómez Noya se puso delante de los micrófonos del escenario para decir:

 

"Todos los homenajes son especiales, pero este es con mi gente, en mi ciudad. Aquí pasé la mayor parte de mi vida". Se dirigió con estas palabras el ferrolano a la multitud, cerca de un millar de personas, diciendo que se siente orgulloso de su quinto campeonato del mundo, que "es mucho más de lo que podía imaginar cuando empecé en este deporte. Voy a necesitar tiempo para asimilar todo lo que he ido consiguiendo". Espera, asimismo, ser una inspiración y ejemplo para todos los niños y niñas deportistas que han ido a verlo este lluvioso martes.

 

"Yo también tuve vuestra edad y los sueños muchas veces se cumplen", espetó, y añadió que lo más importante que aprendió con la práctica del deporte, aunque no se llegue a la élite, está en "los valores que adquieres y eso vale para muchas cosas en la vida. Sin esfuerzo no se consigue nada". Y, por si no fuese suficiente con ser una leyenda viva del deporte, Gómez Noya se mostró como un virtuoso de la guitarra arrancándose a tocar con Riff Raff el Highway to Hell de AC/DC. Este ha sido el broche de oro inesperado de un, por siempre héroe local, que ha llevado el nombre de Ferrol por todo el mundo.

Comentarios