lunes 25/10/21

Investigan a un conductor por dar positivo y sufrir un accidente a 218 km/h

La Guardia Civil investiga a un conductor que sufrió un accidente en las cercanías de Ferrol cuando circulaba a unos 218 kilómetros por hora y dio positivo por alcohol en un control posterior al siniestro.

La Guardia Civil investiga a un conductor que sufrió un accidente en las cercanías de Ferrol cuando circulaba a unos 218 kilómetros por hora y dio positivo por alcohol en un control posterior al siniestro. El Instituto Armado ha asegurado que el "cálculo de la velocidad que los especialistas presuponen al vehículo" permitió determinar esa variable. El suceso aconteció en torno a las 21:00 horas del pasado sábado 11 de enero, ha indicado este miércoles la Guardia Civil, que indica que fue el servicio de emergencias 112 Galicia el que alertó del suceso. El siniestro se registró a la salida de uno de los túneles de la AP-9F, concretamente en el kilómetro 22.

 

La Benemérita ha remarcado que acudió a la zona su equipo de Atestados de su destacamento de Tráfico en Ferrol, que realizó las pruebas de alcohol al conductor. En la prueba el conductor dio positivo con 0,73 y 0,70 miligramos de alcohol en aire espirado, por lo que se decidió investigar al individuo por un posible delito contra la seguridad vial. Igualmente, la Guardia Civil ha destacado que el hombre "deberá responder ante los juzgados de Ferrol por estos hechos". Al respecto, ha indicado que se trata de un vecino de Cambre (A Coruña) que conducía "un turismo de alta gama" y que resultó ileso tras el percance.

 

El Instituto Armado también ha valorado que una inspección ocular ayudó a observar "huellas de neumáticos a lo largo de 265 metros, lo cual resulta excesivo para un tramo donde la velocidad se halla limitada a 90 kilómetros por hora". Por este motivo, la Benemérita ha subrayado que con "las pruebas periciales se puede determinar que circulaba inmediatamente antes de producirse el accidente a unos 218 kilómetros por hora" pese a que la "velocidad máxima era de 90". Además, ha matizado que por "la excesiva velocidad se le acusa también de un supuesto delito de conducción temeraria al poner en peligro su integridad física y la de otros usuarios de la vía". Finalmente, ha considerado que la "velocidad excesiva se encuentra entre los principales factores de accidentalidad y mortandad vial".

Comentarios