martes 26/10/21

Un militar acusado de ocultar armas acepta dos años y medio de cárcel

Un subteniente del Ejército de Tierra acusado de ocultar en dos viviendas un depósito de armas de guerra, entre ellas, 34 fusiles, 57 pistolas y más de 4.400 cartuchos metálicos, ha aceptado este miércoles la pena de dos años y medio de cárcel.

justicia9

Un subteniente del Ejército de Tierra acusado de ocultar en dos viviendas un depósito de armas de guerra, entre ellas, 34 fusiles, 57 pistolas y más de 4.400 cartuchos metálicos, ha aceptado este miércoles la pena de dos años y medio de cárcel.

La vista oral del juicio, prevista en la sección segunda de la Audiencia provincial de A Coruña, se ha saldado con un acuerdo de conformidad mediante el cual el sospechoso reconoce la autoría.

Las partes coincidieron en una atenuante por anomalías psíquicas, al entender que el hombre tenía un trastorno obsesivo compulsivo.

El militar se enfrentaba inicialmente a una pena de ocho años de prisión y diez de privación del derecho de tenencia de armas.

El 29 de mayo de 2015, según la Fiscalía en su escrito de calificación, se registraron los domicilios que el procesado tenía en una habitación de la residencia militar de A Coruña y en una casa situada en el partido judicial de Vilalba (Lugo).

En su interior los investigadores hallaron un importante número de armas de fuego, componentes de las mismas y municiones que el militar "había venido acumulando a lo largo de los años" y que guardaba en dobles fondos de armarios o en otros huecos.

El material decomisado incluye 34 fusiles y rifles; una ametralladora ligera; 16 subfusiles; 13 carabinas; 57 pistolas; cinco revólveres; 390 cargadores; 10 silenciadores; 52 cañones de diferentes tipos de armas, 28 de ellos aptos para su uso o 4.495 cartuchos metálicos de diferentes calibres.

También se incautaron de 300 pistones para recarga de cartuchos metálicos; 53 piezas correspondientes a distintos tipos de armas aptas para ser usadas como repuestos y cuatro kilogramos de pólvora y una prensa para recarga de cartuchería metálica marca RBS completan el arsenal localizado.

De estas armas de fuego, un total de 93 se encontraban en correcto estado de funcionamiento.

Además, los investigadores constataron que, en el mismo periodo de tiempo, el militar, pese a carecer de la habilitación administrativa que le autorizase para ello, había efectuado numerosas ventas de armas a terceras personas.

El procesado es subteniente del Ejército de Tierra y, en su condición de miembro en activo de las Fuerzas Armadas, era titular de la licencia de armas de tipo A, la cual tiene la eficacia de las licencias de tipo B, D y E.

Estos permisos le autorizan a poseer hasta tres armas de la primera categoría, un arma, o en caso de habilitación especial, un número indefinido de armas de la segunda categoría (caza mayor) y hasta doce escopetas para caza menor.

Comentarios