domingo 17/10/21

El misterio de la desaparición de María José Arcos hace veinticinco años

María José Arcos desapareció hace este domingo 25 años, cuando ella tenía 35, y sin dejar más rastro que su coche, un Seat Ibiza de color rojo, aparcado en las inmediaciones del faro de Corrubedo (A Coruña). 

clipping_LgwVI9_b78d

María José Arcos desapareció hace este domingo 25 años, cuando ella tenía 35, y sin dejar más rastro que su coche, un Seat Ibiza de color rojo, aparcado en las inmediaciones del faro de Corrubedo (A Coruña).

Su familia siempre defendió que había sido asesinada. Un amigo suyo estuvo imputado, e incluso pisó la prisión, pero al final este hombre quedó en libertad por falta de pruebas.

El día previo, esta mujer, que vivía y trabajaba en Santiago, había pasado el día en familia, en una casa alquilada en Abelleira, núcleo de Muros, un pueblo con encanto, que se caracteriza por la belleza de sus playas y la tranquilidad del entorno.

El plan de María, recuerda su hermana Rosa en una carta que dedica a su memoria, era pasar el puente festivo (jueves y viernes) y el fin de semana, "los últimos cuatro días" de sus vacaciones, disfrutando del barco que acababa de comprar su pareja de entonces.

Hacía días, según la versión que aporta Rosa, que María José se preparaba para esa escapada: "ropa nueva, incluido bikini, pareo y toalla a juego; visita a la peluquería... Todo en orden".

Al despedirse, María José, con un puesto relevante relacionado con el mundo agrario, le dijo a Rosa, en base a este relato: "Hasta el lunes. Te llamo desde la oficina y hablamos de los equipos".

Le había dejado el presupuesto de unos ordenadores, para que los revisase Rosa, activista al frente de la Federación de Asociacións de Mulleres Rurais de Galicia (Fademur).

"¡Pásalo bien!", obtuvo por respuesta, con el encargo recibido.

María José, pegada a su bolso y a su cajetilla de tabaco, elementos de los que nunca se separaba, subió a su vehículo y jamás volvieron a verse.

"Veinticinco años... toda una vida: la tuya", sentencia hoy Rosa.

Década y media después, la justicia ordenó la detención de un varón y que se le tomase declaración en calidad de investigado. El día 8 de abril ingresó en un centro penitenciario, en Teixeiro, pero salió el 5 de mayo.

La Audiencia Provincial coruñesa basó la decisión en el hecho de que las "carencias" en la explicación dada por esta persona, "más allá de las sospechas existentes", no resultaban "suficientes como para llegar a privar de libertad" a alguien.

La Guardia Civil llamó en el mes de autos -el sábado- a los parientes de María José interesándose por el turismo, que fue examinado dos veces, el lunes por la mañana, jornada en la que ella debía regresar, y meses después con equipos especiales traídos desde Madrid.

Estaba impoluto y, dentro, la prenda de baño, documentación, dinero, cajetilla de cigarros y el bolso.

Un buen día Rosa, con el utilitario a buen recaudo, puesto que pudieron llevarse aquel testigo, accionó el motor de arranque y vio que el asiento estaba colocado para una persona de mayor estatura que María José. Y Rosa es más alta que su hermana. Pero ese hecho ya no tenía valor: era su palabra.

Un accidente, pese a lo tranquilo que estaba el mar; interrupción voluntaria de la vida... Todas estas líneas de trabajo manejadas en la investigación las negó el círculo íntimo de la chica.

Y Rosa lanza en la actualidad la siguiente pregunta: "¿Por qué no nos creyeron?". También se interesa por saber por qué no cuestionaron en un inicio la versión "incongruente, contradictoria, cambiante" del que se supone que era el compañero sentimental de María José Arcos.

Porque se impuso otro mensaje, se responde ella misma, el de que "es un buen chaval, con una carrera de éxito, con dinero", como si María fuese "poca cosa para semejante partido".

"¿Como queréis que descansemos?", prosigue la feminista practicante Rosa Arcos. "Detrás de las desapariciones de muchas mujeres está la violencia de género, crímenes machistas perversamente agravados con ocultación del cuerpo de la víctima causando más dolor, angustia y tormento a sus familias. Solamente pedimos justicia", concluye su escrito.

María José tuvo que ser declarada oficialmente muerta cuando falleció su madre, Purificación. Era la única manera de cerrar la herencia, pese a ser una decisión que los suyos desearían no haber tomado jamás.

Con todo, la lucha no cesó. Ni cesa.

Comentarios