viernes. 14.06.2024

Las playas de Ribeira y Boiro se han visto afectadas por la llegada de medusas azules debido a la corriente. Estos animales aparecieron muertos en la orilla y, aunque no son peligrosos para los humanos, pueden liberar células urticantes al tocarlos, lo que produce picores e hinchazón. Lo mejor es no entrar en contacto directo con ellos.

Al parecer, la fuerza y dirección del viento que sopló en la zona cambió el trayecto de las corrientes y provocó la llegada de estos animales a las costas barbanzanas, junto con otros como los escifozoos y las mareas rojas. 

Aunque se les conoce como medusas azules o veleiriños, la realidad no se trata de medusas comunes, sino de grandes cúmulos de células que funcionan de manera independiente. Las medusas azules o veleiriños son organismos marinos gelatinosos, con forma de campana y un color azul intenso.

Estas criaturas están formadas por grandes agrupaciones de células independientes que funcionan en conjunto para producir su movimiento y desplazamiento, utilizando una membrana en forma de vela que les ayuda a moverse con la fuerza del viento. Aunque no son peligrosas para los seres humanos, es mejor evitar el contacto directo con ellas, ya que pueden liberar células urticantes incluso después de muertas, lo que puede causar irritaciones y picor en la piel.

Las playas barbanzanas, inundadas de Medusas azules