viernes 22/10/21
A Coruña | Sucesos

Prisión provisional comunicada y sin fianza para el parricida de A Coruña

El titular del Juzgado de Violencia de Género de A Coruña ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para el presunto parricida de A Coruña por la muerte de su hijo de 11 años, cuyo cadáver fue hallado el pasado lunes por la noche en una arboleda del municipio vecino de Oza-Cesuras.

El titular del Juzgado de Violencia de Género de A Coruña ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para el presunto parricida de A Coruña por la muerte de su hijo de 11 años, cuyo cadáver fue hallado el pasado lunes por la noche en una arboleda del municipio vecino de Oza-Cesuras. Fuentes judiciales informan de que el detenido Marcos M. será investigado por un delito de homicidio o asesinato, calificación que se determinará en la fase de instrucción, y por otro contra la integridad física y/o moral en relación a la madre del niño por las secuelas que esta sufre.

 

El presunto autor del crimen de su hijo, un niño que recibió un golpe en la cabeza con un objeto contundente, ha sido trasladado a los juzgados de A Coruña esta mañana, tras ser evaluado por dos forenses por diversos motivos, entre los que figura si estaba capacitado para prestar declaración, informan fuentes judiciales. El hombre ha permanecido detenido por la Policía Nacional desde la noche del pasado lunes, cuando fue hallado el cuerpo de su hijo. Él mismo llevó a los agentes hasta el lugar, una zona arbolada ubicada en una parroquia del municipio coruñés de Oza-Cesuras. Esta mañana ha sido puesto a disposición judicial del Juzgado de Violencia de Género de A Coruña, ante el que ha comparecido pero no ha prestado declaración al acogerse a su derecho a no dar su versión sobre lo ocurrido.

 

El titular de este juzgado, creado en el año 2007, aceptó esta misma mañana la inhibición del Juzgado de Instrucción número 7 de la ciudad, que se encargó de las diligencias que se consideraron urgentes después de que la madre del niño presentara la denuncia de su desaparición el pasado lunes, dado que el padre no lo había devuelto a la hora convenida tras pasar con él el fin de semana.

 

Esta decisión sucede a la consideración desde ayer de este crimen como un caso de violencia de género por parte de la delegación del Gobierno para la Violencia de Género, pues supuestamente el presunto parricida pretendía hacer daño a su expareja. La madre del niño presentó dos denuncias contra el padre del menor, la primera en 2008 que finalizó con una sentencia condenatoria por un delito de coacciones. La condena impuso una orden de alejamiento de tres años, que cumplió de 2010 a 2013. La segunda denuncia se interpuso en 2013 por amenazas a través de las redes sociales, pero fue sobreseída al no ser posible acreditar quién fue el autor de los hechos denunciados.

 

El delegado del Gobierno, Santiago Villanueva, explicó ayer, sobre la necesidad de modificar la ley para que los menores estén protegidos, que "hay una serie de actuaciones previas en las que las autoridades policiales y gubernativas tienen unas medidas a tomar". Por su parte, la Xunta ha presentado una propuesta ante el Senado para que se revise la legislación sobre custodia para "casos de maltratadores o de padres condenados por violencia de género".

 

La ciudad de A Coruña, donde residía la familia, así como el municipio de Oza-Cesuras donde fue hallado el cuerpo del niño, decretaron dos días de luto oficial y guardaron ayer ante sus respectivos consistorios un minuto de silencio como muestra de solidaridad con los familiares del menor y de rechazo a un crimen que conmocionó a los vecinos. El pequeño recibió sepultura en la tarde de ayer tras realizarle la autopsia en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña. Hoy están previstas sendas concentraciones convocadas por las coordinadoras locales de la Marcha Mundial de las Mujeres de A Coruña y Ferrol en respuesta al que han calificado como "asesinato machista".

Comentarios