miércoles 19/1/22

Psicólogos ven en la Justicia la mejor terapia para la joven del vídeo sexual

Los psicólogos que atendieron a la protagonista del vídeo sexual que se difundió en la localidad coruñesa de Ordes entre 2004 y 2005, hecho por el que se ha acusado a dieciocho personas, piensan que "lo más terapéutico" para la joven es "la actuación judicial".

Los psicólogos que atendieron a la protagonista del vídeo sexual que se difundió en la localidad coruñesa de Ordes entre 2004 y 2005, hecho por el que se ha acusado a dieciocho personas, piensan que "lo más terapéutico" para la joven es "la actuación judicial". La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido hoy la cuarta y penúltima sesión del juicio contra dieciocho acusados de haber difundido un vídeo de una joven masturbándose, para los que la Fiscalía pide penas de prisión de entre dos y ocho años y la acusación particular solicita entre tres y diez según qué caso.

 

Tanto el fiscal como el abogado de la denunciante han considerado esta mañana, antes de la jornada destinada a conclusiones, que tres de ellos -el presidente y uno de los trabajadores de Protección Civil y el propietario de una cafetería- no son culpables de un delito de revelación de secretos, pues durante el proceso no se ha demostrado nada contra ellos, por lo que han retirado los cargos.

 

Los psicólogos que atendieron en su momento a la protagonista del vídeo han comentado que las secuelas psíquicas son permanentes y que se han agravado por haberse producido en una localidad pequeña como Ordes, por lo que han opinado que "lo más terapéutico es la actuación judicial". La patología que padece es un "trastorno adaptativo" con "síntomas que aparecen a lo largo del tiempo" y que pueden remitir, han detallado, pero en algunos casos se reactivan.

 

En este sentido, han asegurado que la joven no tendría las secuelas que tiene si hubiese sido ella la que hubiera difundido el vídeo de manera voluntaria, una situación que afectó a su relación de pareja, que se rompió, aunque su novio de entonces especificó el martes que desde que se enteró de que existía el vídeo estuvieron juntos cinco años más.

 

Por su parte, otro de los comparecientes esta mañana, un perito informático, ha declarado que en el ordenador de la denunciante no quedaba ningún rastro del vídeo, como si nunca lo hubiera tenido, aunque para conseguir eso, ha matizado, no hacen falta conocimientos especiales. Una agente de la Guardia Civil que entonces realizó varios interrogatorios ha detallado asimismo que alguno de los acusados "pensaba que el vídeo se había pasado con consentimiento" y que "cuando vieron cómo sucedían los hechos, se dieron cuenta de que habían hecho algo mal". "No sé si de daban cuenta de que habían cometido un delito, pero de que estaban haciendo algo malo, seguro", ha argumentado, pues varios acusados han dicho que desconocían que su comportamiento pudiera haber constituido algún delito.

 

Un bombero ha insistido en que el citado vídeo se proyectó en el local de Protección Civil, como habían reconocido otros testigos y acusados, aunque no fue capaz de verlo por la gran aglomeración que se produjo en torno al ordenador.

 

El primero de los acusados al que se han retirado los cargos es el presidente de Protección Civil, que asumió haber hecho una copia del vídeo para dársela al padre de la protagonista, aunque nadie lo vincula con la difusión ni con que permitiese que se reprodujese en el local. Otro es un miembro de esta agrupación que también ha negado haber enviado a nadie el citado documento audiovisual y el tercero es el propietario de una cafetería, en donde en su momento se dijo que se había reproducido el vídeo para el público, pero durante el juicio nadie ha sabido confirmar si era el mismo y él lo ha negado.

 

Psicólogos ven en la Justicia la mejor terapia para la joven del vídeo sexual
Comentarios