sábado 23/10/21

Trabajadores de Lousame ven un intento de Sogama de "enterrar" la basura en su terreno

El comité de empresa de la planta de tratamiento de residuos de Lousame, en la comarca de Barbanza, denunció hoy que la firma público-privada Sogama pretende enterrar 700.000 toneladas en su territorio.

El comité de empresa de la planta de tratamiento de residuos de Lousame, en la comarca de Barbanza, denunció hoy que la firma público-privada Sogama pretende enterrar 700.000 toneladas en su territorio.

 

En un comunicado, el comité de empresa de la planta, que gestiona los residuos urbanos de nueve municipios -Lousame, Brión, Porto do Son, Ames, Rois, Carnota, Muros, Pontecesures y Noia-, con unos 80.000 habitantes, expresa su "más rotunda oposición" al proyecto.

 

"La propuesta de instalar un vertedero de residuos industriales en Lousame forma parte de la necesidad de Sogama de disponer de más vertederos", indica la nota acerca del de Areosa, situado en el municipio coruñés de Cerceda, que "actualmente tiene acumulados más de cinco millones de toneladas de basura", precisa.

 

"No es cierto que el vertedero de Lousame vaya a ser un centro de tratamiento, simplemente lo que se pretende es superficie para almacenar 700.000 toneladas de basura", denuncia el comité de empresa de Lousame. Subraya que detrás de ese proyecto hay dos modelos diferenciados de gestión de residuos en Galicia, el de Sogama, participada en un 51% por la Xunta y el 49% restante por Fenosa, que acapara el 80% de los residuos de Galicia y que "se fundamenta en la incineración con la finalidad de producir energía, sin apenas recuperar residuos", y el modelo de las plantas de Lousame y de Albada, en A Coruña.

 

Se trata de dos sistemas "diametralmente opuestos al de Sogama, tanto por el tipo de tratamiento de residuos como por su carácter comarcal y por el número de puestos de trabajo que genera", añade la nota del comité de empresa. Apunta que el último informe de Sogama indica que "sólo recupera un 3% de todo el material que gestiona" ya que "deriva directamente al vertedero un 20% del total y quema lo restante para obtener producción eléctrica", por lo que "emite anualmente 133 millones de kilogramos de CO2 y 18.600 kilogramos de óxido de azufre a la atmósfera".

 

Agrega, además, que el sistema de Sogama supone que "el 50% del total de residuos que llegan a Cerceda es en camiones" lo que conlleva "la emisión de CO2 en transporte por carretera", así como el "incremento del gasto en la gestión de la basura", a lo que hay que añadir "la contaminación derivada de la pérdida de lixiviados". Para los trabajadores de Lousame, el sistema de la Xunta de "acumular la basura en un único punto", en el municipio de Cerceda, representa "no sólo una bomba de relojería ambiental, sino un fracasa por la falta de capacidad material a seguir acumulando basura en el vertedero de Areosa de forma indefinida". Asegura que "los trabajadores de la planta de Lousame no defienden sólo los puestos de trabajo", sino también un sistema de tratamiento de residuos "moderno, descentralizado, respetuoso del medio ambiente, fundamentado en la recuperación de los residuos en el mayor porcentaje posible". Subraya que el sistema de tratamiento de residuos de Lousame permite "recuperar el 30% del total del material que entra en la planta, frente al 3% en Sogama". Apunta que Lousame requiere casi 30 veces más trabajadores, pero observa que "a pesar de requerir tanta mano de obra, no resulta más costoso para los municipios como el de Sogama".

Comentarios