viernes 22/10/21
Bebés robados

Una mujer canaria está segura de que un gallego de 44 años es su bebé robado

María del Carmen Báez Pestana está convencida de que un ferrolano de 44 años es su hijo primogénito. Su bebé robado. El hijo que le dijeron que había muerto y alumbró en el sanatorio de El Carmen de Ferrol (A Coruña), en enero de 1971.

María del Carmen Báez Pestana está convencida de que un ferrolano de 44 años es su hijo primogénito. Su bebé robado. El hijo que le dijeron que había muerto y alumbró en el sanatorio de El Carmen de Ferrol (A Coruña), en enero de 1971.

 

Maricarmen, natural de Canarias (Las Palmas, 1952) cuenta a Efe que entonces tenía 19 años recién cumplidos, trabajaba en un ballet que giraba por escenarios de toda España y estaba a punto de ser la madre soltera de un varón que era hijo de un cantante de orquesta que ya estaba casado y con el que luego tendría dos hijos más en los siete que duró su relación. "Yo era una niña, no tenía familia y me durmieron durante el parto porque el médico me dijo que así sufriría menos.

 

Perdí mucha sangre y me desmayé. Una amiga me visitó, me dijo que había tenido un niño grande y sano pero a mí me dijeron que había muerto y que ya no podría verlo porque lo habían enterrado", cuenta al otro lado del teléfono desde su domicilio, cerca de la base aérea donde trabaja. Hace dos años, en 2013, y con la ayuda de una de sus hijas menores, presentó una denuncia en el puesto de la Guardia Civil de su localidad. Fue sobreseída inicialmente, explica Marcos San Luis, su representante legal, al que contactó a través de la asociación Sos Bebés Robados.

 

Lograron que se revocase el archivo y se dieron nuevos pasos para reabrir la investigación. Hoy, y como parte de las diligencias del caso, el Juzgado de Instrucción número dos de Ferrol ha tomado declaración a Antonia de la Cruz, su antigua compañera de piso y la mujer que la acompañó en el paritorio hace 44 años. Ésta declaró, explica el letrado, que vio a un niño grande y vital y que recordaba haber estado en la habitación acompañando a la madre primeriza.

 

El hombre ferrolano que podría ser el hijo que Carmen busca también estaba citado, asegura Sos Bebés Robados, pero hoy no compareció. Por ahora, se lamenta su supuesta madre, tampoco ha accedido a someterse a las pruebas de ADN para cruzar los perfiles genéticos y probar si, como ella sospecha, les une una relación materno filial.

 

"No sabemos si él recibió la citación porque no hay justificante pero volveremos a intentar que declare", explica Marcos San Luis, que también va a reclamar la documentación médica Carmen Báez "y que no aparece". Ella misma cuenta que la solicitó el pasado diciembre en el Hospital General de Caranza durante un viaje a Galicia que realizó la pasada Navidad pero no logró dar con su expediente médico. "Yo tuve tres hijos en Ferrol. Los tres en el sanatorio El Carmen.

 

El primero, que me dijeron que había muerto, y otros dos. En cada partida pone una cosa y mis datos no aparecen", explica Carmen Báez, que está hecha un manojo de nervios con este caso y segura de que a su alrededor se urdió una trama en la que estaban compinchados los médicos que la atendieron para quitarle a su hijo.

 

Recuerda con nombres y apellidos a los doctores que la asistieron en el parto de su primer hijo e incluso los de las personas que, sospecha, acabaron criando a su bebé, una pareja bien relacionada de la ciudad naval que ya falleció. Carmen Báez relata que llegó a contactar con el hombre que cree su hijo en varias ocasiones por las redes sociales y estuvieron en contacto un tiempo intercambiando llamadas y fotos y planeando un encuentro que siempre se frustró porque el hombre rechazó el contacto.

 

Ella, cuenta, le envió su perfil genético para facilitar el cruce de los datos pero no obtuvo respuesta. "Yo lo que quiero es salir de dudas. Saber si ese hijo vivió y quiénes fueron los responsables de habérmelo robado", termina.

Comentarios