miércoles. 29.05.2024

El drama de la caza furtiva, que el pasado mes de julio tocó techo con el dantesco caso del león Cecil en Zimbabue, vuelve a registrar un episodio lamentable, ahora en Indonesia.

 

El animal, perteneciente a una especie en peligro de extinción, fue envenenado y asesinado por cazadores furtivos, los que le arrebataron sus colmillos, según informó un funcionario del Parque Nacional Timbul Batubara, en la isla Sumatra, donde vivía el gran Yongki.

 

Yongki tenía 35 años (viven entre cinco y siete décadas) y no era un elefante común y corriente, ya que estaba entrenado y participaba en patrullas que realizaban los guardias del parque para evitar que otros elefantes salvajes destrozaran el pueblo. Además, luchaba contra los cazadores que amenzaban a otros animales.

Matan al elefante Yongki, símbolo de Indonesia