miércoles. 29.05.2024

Jaxon Taylor es un niño australiano de 16 meses que ha sobrevivido milagrosamente tras sufrir un aparatoso accidente de tráfico el pasado 15 de septiembre. Desafortunadamente durante el sinietro su cabeza se “decapitó” interiomente, su cabeza y su cuello se separaron de manera interna.

 

Durante seis horas, Jaxon estuvo en quirófano luchando al borde de la muerte y gracias a los cirujanos del hospital de Brisbane, en Queensland, Jaxon ha salvado su vida.

 

Los cirujanos consiguieron conectarle al cráneo y las vértebras una estructura de hierro que le impide moverse, favoreciendo de esta manera su recuperación. Además, una costilla del menor también fue utilizada para reconstruirle una de las vértebras que sufrió daños durante la colisión.

 

El doctor Askin asegura que es el peor accidente que ha visto nunca, y resalta la fuerza del pequeño para seguir adelante. “Muchos niños no habrían sobrevivido y, de haberlo hecho, habrían quedado paralíticos o sin respiración”, confirma para el diario 'Mirror'.

Médicos australianos salvan la vida de un niño decapitado