miércoles 19/1/22

Una niña inventa una taza que no se vuelca para ayudar a su abuelo con Parkinson

Se llama Lily Born, vive en Chicago y con tan solo 11 años ya tiene una preciosa historia que contar.

Se llama Lily Born, vive en Chicago y con tan solo 11 años ya tiene una preciosa historia que contar. Lily sufría al ver a su abuelo derramar el contenido de la taza debido a los temblores de sus manos, así que decidió buscar una solución al problema. Lo que se le ocurrió fue crear algo sencillo pero inexistente en el mercado: un recipiente con tres patas que tenga una gran estabilidad.

 

La primera taza, llamada «Kangaroo cup» era un poco frágil, por estar hecha de cerámica. Después de recaudar dinero a través de donaciones en «Kickstarter» y montar una campaña de publicidad en «Indiegogo», ella y su padre decidieron hablar con diseñadores y vendedores para lanzarse a la producción industrial de modelos más perfeccionados.  

Una niña inventa una taza que no se vuelca para ayudar a su abuelo con Parkinson
Comentarios