martes 26/10/21

Al Celta se le escapa el partido ante el Atlético en un suspiro

 El Celta fue superior al Atlético en la primera mitad, pero no logró rédito y en la segunda pagó un error defensivo y encajó en el minuto siguiente el segundo tanto. A los célticos se les fue el partido en un suspiro, un encuentro intenso y disputado con un marcador engañoso. El Celta salió decidido desde el primer instante a marcar el ritmo del partido.

Redacción.- El Celta fue superior al Atlético en la primera mitad, pero no logró rédito y en la segunda pagó un error defensivo y encajó en el minuto siguiente el segundo tanto. A los célticos se les fue el partido en un suspiro, un encuentro intenso y disputado con un marcador engañoso. El Celta salió decidido desde el primer instante a marcar el ritmo del partido.

En el arranque, Nolito y Oubiña crearon peligro en dos buenas acciones ofensivas. Los vigueses movían el balón con velocidad y defendían con solvencia, impidiendo que el rival disfrutase de un mínimo de posesión. Los locales trataron de romper el duro entramado defensivo del Atlético con paciencia y mucha movilidad. Había pocos espacios y el peligro de la contra rojiblanca, que los de Simeone no lograban ejecutar.

A los 20 minutos, Álex López lanzó desde la frontal desviado tras otra buena combinación de los célticos. El conjunto rival sí llegó con peligro a los 24 minutos tras en una contra, pero Yoel y Hugo Mallo lograron desbaratar el peligro.

El partido estaba un tanto más igualado, con una gran intensidad, sin respiro. A los 37 minutos, Kronk-Dehli probó desde lejos, pero su disparo salió a la izquierda de Courtois, quien poco después sacó un remate a bocajarro de Charles.

El Celta volvió apretar en los minutos finales tras una primera mitad de dominio local, muy vistosa e intensa. Tras la reanudación, mejoró el Atlético, que logró alargar sus posesiones y maniatar al Celta, que peleaba por recuperar el dominio y generar peligro. Marcó el Atlético en un error defensivo, el único. Un mal pase atrás que cazó Villa para batir a Yoel. No hubo tiempo ni para reaccionar. Volvió a cazar un minuto después un balón en el área y anotó el segundo.

Al conjunto vigués se le había escapado el partido en apenas dos minutos. Los celestes trataron de superar el duro golpe, pero ya ante un rival muy cómodo en su campo, ordenado. Tarea imposible.

Comentarios