lunes. 04.03.2024

Hay una nueva liga en la galaxia y no está en Europa. De hecho, esta recién llegada se jacta de haber gastado en fichajes 317 millones de euros, 70 más que la liga con más poder adquisitivo de Europa en el mercado de invierno. Sí, la inglesa. ¿Y dónde se oculta este monstruo futbolístico? Pues en China, donde su Superliga comenzó a disputarse el pasado 4 de marzo. Tiembla, Europa, porque el gigante asiático parece que acaba de encontrar un nuevo amor llamado fútbol y lo mima con muchísimos millones.

 

En este sentido, una web contabiliza el trasiego millonario de esta floreciente liga. Así, según dicho portal, la Superliga comenzó en 2011 con un gasto de quince millones de libras en fichajes. El año siguiente elevó un poco la cantidad y ésta se situó en 25,5. En 2013 el presupuesto continuó creciendo hasta llegar a los 30. Hasta ahí parece que se incrementaba con moderación y cierta coherencia.

 

Sin embargo, en 2014 empezó a disparatarse el asunto pues aumentó hasta los 53,5 y la temporada siguiente remontó hasta los 87 y actualmente, en 2016, a los chinos les ha subido a 41º la fiebre futbolística y han invertido 250 millones. Parece que en el país se están tomando muy en serio el negocio de las patadas al balón.

 

Y siguiendo con la libra como divisa, vamos a comparar el presupuesto chino con las arcas de nuestra liga. Como adelantábamos, la Superliga aventaja en 70 millones a los ingleses en el mercado de invierno. Además, si en el país asiático acaban de desembolsar 250 millones, en España nos contentamos con 27 millones de libras. ¿Cómo es posible tan tremenda diferencia? Definitivamente parece que en nuestro país jugamos en otra liga…

 

En los últimos meses hemos visto cómo desde nuestros clubes, concretamente de las filas del Atlético de Madrid, salía Jackson Martínez con rumbo al Guangzhou Evergrande. El montante por ello ascendía a unos contantes y sonantes 42 millones.

 

Pero el mayor hito en la historia de los fichajes de la Superliga fueron los 50 millones de euros -37,5 millones de libras- abonados por el traspaso del brasileño Alex Teixeira del Shakhtar Donetsk al Jiangsu Suning.

 

Lo cierto es que en el mercado de invierno, China ha liderado el cotarro de fichajes. No en vano, el mencionado traspaso es el más astronómico tanto de la propia liga asiática, como de los realizados en Europa, donde el siguiente más caro es el de Giannelli Imbula al Stoke City por 18 millones de libras.

 

Por su parte, los más baratos han sido Claudio Beauvue con destino al Celta de Vigo por 3,7 millones y Stephane Badji en la liga belga por dos millones de libras al Anderlecht. En definitiva, la mudanza de millones está clara, ahora resta saber si los jugadores más reputados y de más tirón serán arrastrados por esta tormenta millonaria desatada en China o preferirán seguir chutando balones en la Vieja Europa.

 

La Superliga china amenaza el liderazgo de las europeas