jueves. 30.06.2022

Lendoiro: "En absoluto dejé al Deportivo en la ruina"

Aunque ya no preside el Deportivo, Augusto César Lendoiro, sigue pendiente del club en el que estuvo cinco lustros, defiende que no lo dejó "en la ruina", lamenta que su sucesor, Tino Fernández, no le haya pedido opinión y anuncia su intención de acudir a la ampliación de capital que la entidad gallega lanzará antes de que acabe el año. 

Aunque ya no preside el Deportivo, Augusto César Lendoiro, sigue pendiente del club en el que estuvo cinco lustros, defiende que no lo dejó "en la ruina", lamenta que su sucesor, Tino Fernández, no le haya pedido opinión y anuncia su intención de acudir a la ampliación de capital que la entidad gallega lanzará antes de que acabe el año.

 

"En absoluto dejé al Deportivo en la ruina. La prueba es que hice todo lo posible para continuar. Si pensase que estaba en la ruina intentaría decir de alguna manera: 'yo me voy'. Y, en cambio, he intentado por todos los medios seguir siendo presidente del Deportivo", explica a EFE minutos antes de volar hacia Madrid desde el aeropuerto de Alvedro.

 

Lendoiro parece liberado de la presión que tenía en el Deportivo, cargo que desempeñó hasta el 21 de enero, cuando se celebraron las elecciones a la presidencia del club. Para entonces, ya había retirado su candidatura tras haber sufrido un mes antes su primera derrota en una junta de accionistas en la que no se aprobó ningún punto del orden del día, entre los que figuraban las cuentas del equipo, al que dejó tras haber firmado el convenio con los acreedores ordinarios (con una quita del 33%), pero no con los bancos y Hacienda.

 

"Te das cuenta de que se va a producir una escisión brutal en la afición deportivista cuando hay otro candidato que, a primera vista, domina una asamblea tan importante como la de diciembre. Dividir al deportivismo no sería bueno y por eso retiramos la candidatura", apunta. Lendoiro dejó al Deportivo con seis títulos oficiales en 108 años de historia y una deuda de 140,2 millones de euros (con la quita incluida) que afrontará en las próximas décadas tras el acuerdo de su sucesor con los titulares de créditos privilegiados.

 

"Hacía muchísimos años que el Deportivo no goza de una situación económica tan boyante como la de este momento porque una parte de la deuda se pagará en 17 años", explica en referencia a la que él firmó con los acreedores ordinarios. Tino Fernández concluyó después las negociaciones con el Fisco y las entidades financieras y, en sus ocho meses al frente del club, ha prolongado también el acuerdo con el operador televisivo Mediapro, asuntos en los que a Lendoiro le habría agradado asesorarle.

 

"Me hubiese gustado por lo menos darle mi opinión a los nuevos consejeros del Deportivo. Por desgracia, no ha sido así, aunque sigo abierto. En algunos casos, para bien o para mal, se han tomado decisiones en las que no hay marcha atrás", declara. "Igual que pones tu experiencia y conocimientos a disposición del fútbol español e internacional, cómo no con el Deportivo, que es tu equipo", añade Lendoiro, ahora embajador de la Liga de Fútbol Profesional y consejero independiente de Santos Laguna

 

. Tras su marcha, el nuevo presidente del club coruñés contrató una auditoría externa sobre el estado del Deportivo, algo que sorprende al exmandatario. "Se había hecho una auditoría que propuso la administración concursal y que la admitió el juez y que no tenía que ver con el Deportivo, ahora han hecho esta 'Due Dilligence'. A lo mejor es que no estamos tan mal de dinero como para gastarlo en eso, pero están en su derecho de hacerla", dice. Eso sí, asegura que no teme el resultado de la auditoría porque -apunta- él no se ha llevado "un duro" del Deportivo, en el que sí tuvo errores y aciertos.

 

"Errores hemos tenido todos, los tenemos, los tendremos y los tendrán", aclara Lendoiro, quien anuncia que adquirirá acciones en la ampliación de capital de al menos 6 millones de euros que el Deportivo tiene que lanzar antes de final de año por su compromiso con Hacienda y de la que deben suscribirse como mínimo 1,5 millones antes de 2016.

 

"Imagino que participaré", señala el expresidente, quien añade que será "complicado" cubrir la cantidad prevista porque en la mejor etapa del club, de una ampliación de 60 millones se suscribieron "menos de cinco". Además, advierte del peligro que supone la ampliación en un club cuyo capital social está muy repartido: "A lo mejor por muy poco dinero, alguien se hace cargo de un club que vale mucho más".

 

El expresidente defiende "el control económico" impuesto por la LFP, que considera "fenomenal, por ejemplo, ante las presiones mediáticas o de la propia afición para fichar jugadores porque la Liga impide sobrepasar un determinado dinero". Además, critica los precios de las entradas: "Yo no sé si en el fútbol español se dan cuenta de la crisis enorme que estamos pasando y que la gente no puede pagar aunque quiera". "Si queremos ver los estados llenos nos tenemos que adaptar a las circunstancias de la sociedad y no al revés. No se pueden poner precios de locos porque te visite el Madrid o el Barcelona", dice.

 

El Real Madrid visitará Riazor el próximo sábado y el precio de las entradas a la venta se sitúan entre 60 y 110 euros. "El Deportivo necesitaría que el campo fuese una caldera, a tope, volcado con el club. Desgraciadamente no creo que vaya a ser así. Por supuesto va a haber una muy buena entrada, pero todo lo que no sea llenar no es un éxito y se necesita ese ambiente", comenta Lendoiro, quien verá el partido "en casa, con la familia".

 

Lendoiro: "En absoluto dejé al Deportivo en la ruina"
Comentarios