viernes. 24.05.2024

En medio del fervor que rodea la cumbre de la Real Federación Española de Fútbol programada para este lunes, el ya conocido "caso Rubiales" ha tomado un nuevo rumbo imprevisto.

Ángeles Béjar, madre del expresidente saliente de la RFEF, ha protagonizado un inesperado giro al declararse en huelga de hambre y refugiarse en la iglesia de la Divina Pastora en Motril, el lugar natal de su hijo, quien previamente ocupara el rol de futbolista de renombre.

La madre, acompañada de su hermana tras la salida del sacerdote de la parroquia, ha anunciado su firme intención de mantener su protesta de manera indefinida, día y noche. Con voz decidida, Béjar ha expuesto su postura enérgica frente a lo que considera una "cacería inhumana y sangrienta" dirigida hacia su hijo, una situación que a su juicio, él no merece.

Con convicción, ha dirigido sus palabras a Jenni Hermoso, exigiendo que "diga la verdad" y mantenga la versión inicial de los eventos que rodean este asunto.

La madre de Rubiales se encierra en una iglesia en huelga de hambre