viernes 22/10/21

Cebreiros ofrece a Novoa comparecer juntos y dejar zanjada la polémica electoral

El presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros, ha ofrecido hoy a su predecesor, Luis Novoa, comparecer juntos públicamente y dar por zanjado el proceso electoral que un grupo de asociaciones llevará a los juzgados al entender que hubo irregularidades. 

El presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros, ha ofrecido hoy a su predecesor, Luis Novoa, comparecer juntos públicamente y dar por zanjado el proceso electoral que un grupo de asociaciones llevará a los juzgados al entender que hubo irregularidades. En una entrevista con la Radio Galega, Cebreiros ha conminado a Novoa a decir los dos en rueda de prensa que "esto se acabó" y a transmitir el mismo mensaje que ambos lanzaron la noche electoral: "que las urnas hablaron", independientemente de que la diferencia fuera de tres votos a su favor.

 

Cebreiros ha defendido la limpieza del proceso, cuya "tensión previa" considera entendible y atribuye a "formas diferentes de ver las cosas", pero discrepa con quienes hablan de presiones y de "pucherazo", y en este sentido se pregunta por qué no se denunció todo esto antes de la asamblea electoral. Ha abundado en que le "sorprende mucho" que los 131 empresarios que lo votaron lo hicieran por "presiones políticas, por amenazas, por promesas de puestos", ya que los considera "mucho más inteligentes". El presidente de la CEP también ha insistido en que su responsabilidad respecto a las delegaciones de votos se limita a los dos que depositó en las urnas de otras personas.

 

También ha ironizado sobre la "clarividencia" del sector crítico, que sabe que esa veintena de votos de los que sospechan fueron todos a su favor porque, ha recordado, "son secretos". Respecto a las acusaciones de que él era el candidato favorito del presidente de la CEG, José Manuel Fernández Alvariño, ha recordado que éste "dijo por activa y por pasiva que no se iba a decantar por nadie", y que él mismo así lo pidió "en público y en privado". Cebreiros ha conjeturado con que hubiese quienes, a título personal, llamaran a Alvariño para conocer su posición, pero "de eso a decir que apoyó a un candidato, que hubo presiones políticas, amenazas, es sacar las cosas de su naturaleza", ha sentenciado.

 

Una de las asociaciones que ha sido puesta en el disparadero por el sector crítico de la CEP es Foncalor, que a través de un comunicado explica que no participó en las elecciones de la patronal pontevedresa porque tiene a su junta directiva en funciones, lo que imposibilita la toma de acuerdos colegiados. Fuentes empresariales denunciaron recientemente que un representante de Foncalor acudió a la sede de la CEP el día de las elecciones con ocho votos delegados que, finalmente, no depositó en las urnas tras recibir "presiones". En su comunicado, Foncalor recuerda que el pasado 4 de marzo finalizó el proceso electoral de su propia junta directiva, y conforme a su reglamento estatutario, no era posible la adopción de acuerdos colegiados. Foncalor lamenta "la situación de división y enfrentamiento" en el seno de la CEP y desea que en la directiva de la organización "vuelvan a regir" los principios de "armonía y colaboración" que "siempre han existido". 

 

Comentarios