viernes 24/9/21

El clima de Galicia hace el autoconsumo rentable

La opción de alquiler de placas solares con empresas como Otovo se ha convertido en una tendencia, porque en contra de lo que pueda parecer, Galicia es propicia para el autoconsumo.

fotovoltaica

La opción de alquiler de placas solares con empresas como Otovo se ha convertido en una tendencia, porque en contra de lo que pueda parecer, Galicia es propicia para el autoconsumo.

Existe una tendencia a relativizar su potencial para generar energía fotovoltaica. Al tratarse de una comunidad autónoma situada en el área septentrional de la península y propensa a las precipitaciones se le atribuye un bajo rendimiento energético. Sin embargo, esto no es así. Adquirir e instalar placas solares en Galicia es una alternativa viable que puede redundar en grandes beneficios.

Galicia y la energía fotovoltaica: Una comunidad propicia para el autoconsumo

En realidad, las temperaturas blandas favorecen el aprovechamiento de los paneles solares siendo la temperatura ideal de 25 grados. Podemos obtener conclusiones claras tomando como referencia otros países extranjeros con condiciones a priori menos apropiadas para el aprovechamiento de la energía solar.

 Dentro de Europa contamos con ejemplos clave. Regiones como Alemania o Países Bajos cuentan con un periodo de exposición solar inferior al de Galicia. Ambos países obtienen una excelente rentabilidad y de hecho, el autoabastecimiento está plenamente integrado en sus modelos de consumo.

Nuestra comunidad posee una buena capacidad de producción fotovoltaica. Un sistema fotovoltaico estándar en Galicia provee una media de 4525 kWh anuales, una cuota que prácticamente cubre las necesidades energéticas de un domicilio de dimensiones intermedias. Aún así, es importante tener en cuenta que durante el año se producen fluctuaciones.

Según datos proporcionados por el Photovoltaic Geographical Information System, el mes con mayor capacidad de generación de energía es julio, con una media de 507,86 kW por hora. Una cifra que se reduce hasta los 228,05 kW por hora durante el mes de enero.

El contexto climatológico que ofrece Galicia es acorde al autoconsumo, si bien a menudo este puede acompañarse de una fuente de energía eléctrica. Una de las principales ventajas que supone la conciliación entre la energía renovable y la no renovable es el acceso a una compensación de excedentes.

El problema de la compensación de excedentes y la importancia de dimensionar los sistemas

Los usuarios que poseen un sistema de autoconsumo conectado a la red eléctrica vierten a la red aquella energía que no llegan a consumir. Gracias a ello pueden obtener una compensación económica por dicha retribución. Lamentablemente, esta opción no es todo lo rentable que podría porque el valor de estos excedentes se fija en una cuantía considerablemente inferior al precio de compra. 

Por cada kWh vertido en la red de una compañía eléctrica, el consumidor únicamente percibe 6 céntimos. Por otro lado, este sistema de compensación no puede aplicarse hasta llegar a 0€ en la factura de la luz. Esto quiere decir que una vez que se sobrepase una cuantía límite de energía inyectada a la red, el excedente será completamente gratis para las centrales eléctricas.

Dimensionar correctamente los sistemas de autoconsumo se convierte en una prioridad por lo que lo más recomendable es recurrir a una empresa especializada. Compañías como Otovo trabajan en la instalación y optimización de sistemas de autoconsumo proporcionando también servicios de asesoramiento adaptados a cada consumidor.

Comentarios