domingo. 23.06.2024

Un exdirectivo de la extinta Novacaixagalicia, Jesús A. M. I., ha sido condenado a una pena de seis años de prisión y a una multa de cinco euros diarios durante doce meses, tras llegar la acusación y la defensa a un acuerdo de conformidad. Según la sentencia dictada, el exdirectivo bancario llegó a apropiarse de un total de 5,6 millones de euros, obtenidos de cuentas de doce particulares, una cuenta de la Xunta de Galicia y otra de la Universidad de Santiago, para saldar, con el dinero sustraído, deudas y gastos de una empresa de fabricación de muebles de cocina con la que tenía una vinculación.

 

Los hechos se produjeron desde el año 2005 hasta finales del 2011, momento en el que el acusado se jubiló, un tiempo durante el cual se apoderó de un total de 4.300.000 euros de una cuenta del Gobierno autonómico, casi 260.000 euros de otra cuenta de la USC y cerca de 455.000 de la Comisión Interuniversitaria de Galicia (CIUG), así como de cantidades que oscilan entre los 20.000 y los 70.000 euros de cuentas privadas.

 

El reconocimiento de los hechos por parte del acusado -de falsedad en documento público y apropiación indebida continuada- ha supuesto la apreciación de facto de una circunstancia atenuante a la lógica -lo que hace que la pena se imponga en su grado mínimo-, por lo que la fiscalía ha rebajado la condena a seis años de cárcel, pese a pedir en un principio que fuera de nueve.

 

El abogado de la defensa, José María Nosierra Rodríguez, ha declarado a la salida del Juzgado de Instrucción número seis de Santiago, que se trata de una sentencia "satisfactoria en términos técnicos procesales" teniendo en cuenta que las acusaciones reclamaban entre nueve y doce años.

 

Nosierra Rodríguez ha añadido que su cliente "está arrepentido porque comprende la ilicitud de los actos que ha llevado a cabo" y ha dicho que no era consciente, en el momento de cometerlos, de la "magnitud" que podrían llegar a alcanzar. El letrado ha destacado que el acusado "ha llevado una vida, salvada la circunstancia, digna, y no tiene antecedentes penales ni ha sido conocido en la ciudad por hechos similares", por lo que tanto "la comunidad profesional a la que pertenecía" como "algunos de los perjudicados", que eran allegados del mismo, se han visto sorprendidos por los hechos.

 

El acusado ha entregado a la entidad bancaria su vivienda -sobre la que se ha realizado una segunda hipoteca- y una cantidad destinada para su jubilación a modo de plan de pensiones, así como un depósito que tenía constituido con su mujer, equivalente a una cantidad de "250.000 euros", según ha comentado el abogado. Nosierra Rodríguez ha aclarado que "en relación con la cantidad adeudada o defraudada" lo devuelto por el exdirigente bancario "puede ser mínimo", pero "en términos absolutos" quien entrega "todo aquello que tiene" está haciendo "cuanto en su mano" está "para reparar el daño" causado.

 

El letrado ha reconocido que no existe "rastro de dinero" y que "pese a todas las investigaciones llevadas a cabo" no se han encontrado bienes a nombre del acusado puesto que él ejerce como abogado de oficio y "de otro modo no le sería reconocido el beneficio de justicia gratuita". Nosierra Rodríguez ha explicado que intentarán hacer valer "todas estas circunstancias" penitenciariamente para "conseguir cuanto antes el reconocimiento del tercer grado que puede ser factible a los dieciocho meses del ingreso en prisión, si este finalmente se produce".

El exbanquero que se apropió de 5,6 millones de euros, condenado a seis años