lunes 29/11/21

El grupo internacional de alimentación Calvo ha cerrado el año 2013 con más beneficios y ventas, que han alcanzado los 712 millones de euros, un 11 % más, y prevé un 2014 de crecimiento e inversión, que superará los 16 millones, y también de expansión, con una nueva fábrica en Brasil y nueva línea de negocio.


El consejero delegado del grupo, Mané Calvo, ha presentado hoy en A Coruña los resultados económicos de Calvo en 2013, acompañado por José Luis Calvo, presidente de honor del grupo, y los directores generales de Europa y América, Enrique Orge y Alberto Encinas.


Entre las más destacadas, ha aludido a que las ventas han duplicado las logradas en 2006 por el grupo y el beneficio -antes de impuestos y amortizaciones (EBITDA)- se situó en los 49 millones de euros, un 9 % más que en 2012, lo que le ha permitido realizar inversiones superiores a los 12 millones de euros en 2013 y emplear a unas 300 personas más, 60 de ellas en España.


"En esta situación no es fácil seguir creciendo", ha sostenido el consejero delegado, que ha destacado que en Calvo aspiran a seguir siendo "un referente" por sus valores, la innovación, la calidad, la producción eficiente y las personas, y mantener su liderazgo en el sector, con un modelo de negocio vertical e integrado y "a salvo de los vaivenes" del mercado.


Así, ha continuado, "empezamos a ver en estos últimos meses cierta recuperación", ha dicho sobre la situación económica que ha contribuido a incrementar las ventas de marca blanca, aunque "algo más de alegría se percibe".


En este sentido, Calvo continuará en 2014 con sus planes de expansión y de responsabilidad social de la compañía, pues confía en lanzar este primer semestre su memoria corporativa, un ámbito que considera importante por las exigencias y "control riguroso" de sus plantas, también en cuanto a los derechos humanos y laborales.


Tras certificar la planta del Salvador, este año continuarán con el resto para ratificar que "es un orgullo su pertenencia a Calvo" porque "no entendemos la calidad sólo como el producto que va en la lata, sino la calidad de toda la compañía".


El consejero delegado ha informado de que la compañía abrió en 2013 nuevos mercados para sus productos en Grecia, Noruega, Trinidad y Tobago, Colombia y Arabia Saudí, y está presente en más de 70 países, si bien es Brasil es donde el grupo ha experimentado mayor avance al elevar sus ventas un 29 % con respecto a 2012.


Precisamente, Calvo contará en un año con una nueva fábrica en este país sudamericano en la que invertirá unos cuatro millones de euros con unos 80 empleados dedicada a los subproductos como la harina y aceite de pescado, y concentrados de Omega 3 y 6.


"Es muy ilusionante una línea de negocio nueva", ha enfatizado Mané Calvo, quien ha explicado que este importante crecimiento en Brasil se ha apoyado fundamentalmente en la sardina y el atún y en su mejor distribución y eficiencia en la compra de materia prima.

Mané Calvo es optimista también en cuanto a ganar el conflicto planteado en la Audiencia Nacional por las liquidaciones de impuestos y aranceles realizadas entre 2010 y 2011 por la Agencia Tributaria en relación a las importaciones de atún desde El Salvador, si bien ha lamentado que "la justicia es lenta" y se demorará unos tres años, ha calculado.

España e Italia también han registrado un buen comportamiento pese a la contracción del consumo en los últimos años, con aumentos del 3% y 5 %, respectivamente, y de hecho será el mercado Europeo el que mayor inversión reciba del grupo este año.

En cuanto al mercado español, ha reforzado su liderazgo de atún claro en aceite vegetal y ha crecido en cuota en el segmento de aceite de oliva, así como en el de mejillones en conserva, mientras que en el italiano la marca Nostromo ha aumentado gracias a la buena evolución del segmento de atún en aceite de oliva, así como a la comercialización de productos como los platos preparados.

Fundado en 1940, el Grupo Calvo cuenta con 4.900 empleados y una flota propia de once barcos que abastecen de materia prima a sus plantas en Europa y América, tras la adquisición en 2013 de Pesquería de Túnidos, S.A. (Petusa) y la incorporación de un barco atunero y un buque de apoyo. En estos momentos la compañía tiene plantas de elaboración en España, El Salvador y Brasil y, de los once buques, siete son atuneros, dos mercantes y otros dos son barcos de apoyo. Sus tres principales marcas son Gomes da Costa, Calvo y Nostromo.

El Grupo Calvo continúa su expansión en Brasil y prevé un 2014 de crecimiento
Comentarios