domingo. 04.12.2022

El revestimiento Cool-R ahorra más de 260.000 € anuales en climatización

El gasto en aire acondicionado supone un desembolso importante, especialmente durante los pasados meses de verano, y sobre todo para aquellos que alojen su negocio en grandes superficies o naves de producción.

El gasto en aire acondicionado supone un desembolso importante, especialmente durante los pasados meses de verano, y sobre todo para aquellos que alojen su negocio en grandes superficies o naves de producción. Esto se debe a que los materiales de construcción de pisos, casas y otros inmuebles absorben buena parte del calor que reciben a lo largo de la jornada. Un fenómeno que se torna especialmente potente en grandes construcciones, naves de producción, supermercados, etc. Ante ello, el aire acondicionado siempre ha sido la solución habitual y, sin embargo, el gasto que conlleva hace a menudo que nos planteemos si realmente merece la pena. Pero, ¿cuál sería la alternativa más viable? ¿Existe una manera de tratar directamente los materiales para hacerlos más resistentes a las inclemencias climatológicas?

 

El Grupo Selena, que cuenta además con 16 plantas de fabricación y presenta una facturación anual de 240 millones de euros, es líder en la fabricación y distribución mundial de productos químicos vinculados a la construcción, comercializa un producto que puede tener la clave a la cuestión anterior: el revestimiento Cool-R, una membrana impermeabilizante altamente reflectante que protege las cubiertas del calor, pero también de la lluvia. De esta manera, el Cool-R puede aplicarse tanto a materiales nuevos como rehabilitados, tanto a superficies planas como inclinadas. Entre las propiedades que les aporta: enfriamiento, durabilidad, reflectancia, impermeabilidad y disminución de la temperatura.

 

Desde la web de Cool-R (http:/cool-r.es/) proponen un cálculo del ahorro para una superficie de 20.000 m2. Así, si aplicamos el revestimiento sobre una membrana de PVC y Poliestireno tendremos un ahorro anual de 185.268 €. Por otro lado, para una cubierta de chapa metálica y poliestireno, obtendríamos un ahorro de más de 261.000 €. Para explicar esto no hay más que remitirnos a las dos cualidades que Cool-R combina: refleja el 85,7% de la luz que recibe el material y posee una emisividad de 0,85 que disipa el calor. Gracias a la conjugación de ambas, el revestimiento reduce la temperatura de la cubierta hasta un 70%. Además, Cool-R soporta una temperatura de entre -30 ºC y 80 ºC, y es resistente al viento y al polvo.

 

Para contratar el revestimiento Cool-R, los técnicos de Cool-R llevarán a cabo un análisis del edificio, propondrán una solución personalizada y facilitarán un cálculo del ahorro. Más tarde, un equipo de instaladores certificados llevará a cabo la aplicación del producto. Desde el portal de Cool-R aseguran que la aplicación es rápida, no afecta al normal funcionamiento del edifico y no aumenta la carga sobre las cubiertas. De esta manera se pueden evitar sucesos como los que SUP denunciaba en la comisaría de la Policia Nacional de Vigo, donde alcanzaron hasta los 30º.

El revestimiento Cool-R ahorra más de 260.000 € anuales en climatización
Comentarios