martes. 05.03.2024

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) ha admitido el recurso del Ayuntamiento de Pontevedra contra la resolución de renovación de la autorización ambiental integrada a la planta química Elnosa pero ha desestimado el relativo a la pastera Ence para el desarrollo de sus actividades en Lourizán. En el caso de Elnosa, el alto tribunal gallego anula la resolución de la Xunta con fecha de 23 de diciembre de 2011 "por ser contraria a derecho". Ordena retrotraer las actuaciones al momento anterior a que fuese dictada, a fin de que haya un nuevo acto administrativo con una "motivación expresa y detallada" sobre las alegaciones efectuadas por la corporación local respecto a la supuesta incompatibilidad de las instalaciones con el ordenamiento urbanístico.

 

En otra sentencia, la relativa a Ence, el TSXG considera que el informe, con dictamen negativo, sobre compatibilidad urbanística emitido por el Ayuntamiento de Pontevedra es insuficiente para vetar o impedir la renovación de la citada autorización. Lo mismo entiende de las otras consideraciones invocadas por el consistorio pontevedrés respecto a las Directrices de Ordenación Territorial y el Plan de Ordenación del Litoral; la caducidad de la concesión demanial sobre el dominio público marítimo-terrestre y los vertidos al mar.

 

El TSXG defiende la prevalencia de la declaración de compatibilidad por parte de un proyecto sectorial de interés supramunicipal aprobado en septiembre de 2003, cuya ineficiencia fue declarada por el Tribunal Supremo en abril de 2012, lo cual "no tiene incidencia" en la renovación del permiso. Ambas sentencias remiten al proceso de concesión de los autorizaciones ambientales integradas, unos permisos introducidos por una ley de 2002 que permiten a los Ayuntamientos vetar instalaciones industriales si están instaladas en territorios que según su planeamiento urbanístico no pueden albergarlas. Estos permisos, concedidos en 2008, fueron avalados por los tribunales, pese a la oposición del Ayuntamiento.

 

En el caso de Ence, un proyecto de incidencia supramunicipal, aprobado por la Xunta en 2003 con motivo del plan para cerrar el ciclo de papel, justificó, según el TSXG, que se obviase el parecer municipal. Dos sentencias del Supremo de 2012 -relativas no al permiso, sino a la validez de ese proyecto supramunicipal- consideraron sin embargo que no todo el proyecto tenía ese interés superior al municipio, y lo anularon parcialmente. El alcance de esas sentencias del Supremo, y una subsiguiente del propio TSXG, está todavía por determinar: el Ayuntamiento solicitó la ejecución de la sentencia, entendiendo que el proyecto está anulado; la Xunta, y el Tribunal Superior en esta sentencia, discrepan. Con ese pleito de fondo, el TSXG revisa ahora la renovación de las autorizaciones ambientales, efectuada en 2011, en indica, en el caso de Ence, que si bien el Ayuntamiento tiene voz, su informe de compatibilidad urbanística es "insuficiente", por lo que valida la nueva autorización. Elnosa, al contrario de Ence, no estaba cubierta por el citado proyecto de alcance superior al municipio.

 

El TSXG entiende que la Xunta rechazó sin analizar los argumentos del Ayuntamiento en sentido urbanístico y que esa falta de consideración es suficiente para anular el permiso ambiental, por lo que manda a la Consellería de Medio Ambiente que estudie las razones municipales y resuelva una vez las haya analizado. Tanto el Ayuntamiento -que llama la atención sobre el cambio de postura del Superior respecto a la importancia de la opinión municipal- como la Xunta resolverán las sentencias que les son desfavorables: la relativa a Ence en el primer caso, y la referente a Elnosa en el segundo. Fuentes de la Xunta añaden que, respecto a Elnosa, se mantiene la vigencia del protocolo firmado con la empresa en 2013 por el que se establecía el cese de la actividad productiva en 2017. Ence ha celebrado la sentencia que le atañe.

El TSXG admite el recurso al permiso ambiental de Elnosa y rechaza el relativo a Ence