lunes 25/10/21
A Coruña

El TSXG rechaza de nuevo no derribar el antiguo edificio Conde de Fenosa

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) ha rechazado los recursos para no derribar el antiguo edificio Conde de Fenosa, que se modificó gracias a una licencia urbanística ilegal en la década de 1990, informaron hoy fuentes judiciales.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) ha rechazado los recursos para no derribar el antiguo edificio Conde de Fenosa, que se modificó gracias a una licencia urbanística ilegal en la década de 1990, informaron hoy fuentes judiciales. Un auto del 9 de septiembre de la sala de lo contencioso-administrativo del TSXG desestima "los recursos de reposición interpuestos por el Ayuntamiento de A Coruña y por la comunidad de propietarios del edificio".

 

Es contrario, por tanto, a la estrategia de legalización del inmueble que fue sede de Fenosa y que llevó el nombre del Conde de Fenosa hasta que el actual titular del título, José María Arias, optó por retirarlo debido a la imagen negativa que daban las continuas informaciones sobre la ilegalidad del edificio. El TSXG señala que "contra este auto cabe interponer ante el Tribunal Supremo el recurso de casación" y cita la sentencia dictada en 2001 en la que ya se exigía el derribo del inmueble.

 

Aquel fallo decía que se debía cumplir "mediante la demolición de las obras de rehabilitación ejecutadas al amparo de la licencia municipal anulada en la citada sentencia para que el edificio en cuestión quede en la situación en que se encontraba antes del otorgamiento de aquella"

 

"Declaramos que no procede actuación administrativa alguna cuya finalidad sea eludir el cumplimiento de la indicada sentencia pronunciada por la Sala de instancia con fecha 20 de diciembre de 2001 en el recurso contencioso-administrativo número 6937 de 1997", añade. Indica que "admitir y estimar el incidente de inejecución" supondría "contrariar dicho pronunciamiento del Tribunal Supremo, lo que esta Sala no puede hacer, como es obvio".

 

Esto significa que el TSXG rechaza la posibilidad de no ejecutar la sentencia de demolición por "imposibilidad legal", al considerar que no existen motivos para ello, a pesar de que con el nuevo plan urbanístico tras el derribo el edificio podría reconstruirse en su formato actual.

Comentarios