viernes. 31.03.2023

Escotet señala a los preferentistas que la solución es política

El nuevo propietario de Novagalicia Banco, Juan Carlos Escotet, ha trasladado a los preferentistas que su intención es resolver el problema, pero agregó que "depende de decisiones políticas". Escotet mantuvo hoy dos reuniones, una con la representación sindical de los trabajadores de la entidad y otra con una delegación de la práctica totalidad de las plataformas gallegas de afectados por las preferentes y subordinadas.

El nuevo propietario de Novagalicia Banco, Juan Carlos Escotet, ha trasladado a los preferentistas que su intención es resolver el problema, pero agregó que "depende de decisiones políticas". Escotet mantuvo hoy dos reuniones, una con la representación sindical de los trabajadores de la entidad y otra con una delegación de la práctica totalidad de las plataformas gallegas de afectados por las preferentes y subordinadas.


Tras la reunión con los preferentistas y tenedores de subordinadas, el portavoz de la plataforma compostelana, Xesús Domínguez, informó a los periodistas de que Escotet les había dicho que está manteniendo reuniones para buscar una alternativa a la vía judicial, pero, por el momento, "no hay plazos" ni alternativas. Ante esta situación, Domínguez ha llamado a los afectados a continuar con las movilizaciones y a interponer demandas judiciales para recuperar sus ahorros, ya que -dijo- la "mejor y mayor medida de presión" de la que disponen es interponer demandas ante el poder judicial, donde han obtenido hasta ahora un 99 % de sentencias favorables.


En el mismo sentido se manifestó el portavoz de la Plataforma del Baixo Miño, Xulio Vicente, quien apuntó que los gallegos, con sus movilizaciones y reivindicaciones, han conseguido más de lo que consiguieron los afectados en el resto del Estado. Por ello, ha dicho que, "después de dos años y medio en la calle", está "más convencido que nunca" de que recuperarán el 100 % de sus ahorros.


Así, Vicente ha considerado que, "de seguir en esta línea de presión", antes del 25 de mayo, día de las elecciones europeas, "habrá una solución", ya que ni el Gobierno ni la banca "aguantarán más esta asfixia". Domínguez, por su parte, ha insistido en que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) junto con el Gobierno central son quienes disponen de las vías necesarias para alcanzar una solución y el Partido Popular, "con su mayoría absoluta", puede resolver la situación "si quiere". Además ha pedido al Ejecutivo que retire todas las sanciones y multas impuestas a los afectados por ejercer su derecho a manifestarse.


Los portavoces de los preferentistas informaron de que el próximo miércoles mantendrán una reunión con el director general del FROB, Antonio Carrascosa. En la actualidad en Galicia hay unos 35.000 preferentistas que demandan la devolución de 502 millones de euros de las antiguas cajas gallegas origen de Novagalicia Banco, adquirida por Banesco. Al concluir la reunión, Juan Carlos Escotet abandonó la sede compostelana de la entidad y declinó ante los informadores hacer declaraciones sobre su contenido. Previamente, Escotet y miembros de su equipo mantuvieron una reunión con los representantes de los sindicatos, a los que explicó la actual situación y las negociaciones que se mantienen con Bruselas para el desarrollo de los planes de futuro de la entidad.


Fuentes sindicales apuntaron tras la reunión que Escotet les había informado de que Novagalicia Banco mantendrá su expediente de regulación de empleo (ERE) por decisión de la troika, aunque se minimizará en lo posible el impacto de esta medida. En el documento se contempla una reducción del cuadro de personal en mil personas sobre las actuales 4.300, hasta quedar en 3.300 en 2016. El portavoz de CCOO en Novagalicia Banco, Luis Mariño, ha dicho a los informadores que "no va a haber más pérdida de empleo" que la contemplada en el ERE y ha indicado que "básicamente seguimos pendientes de la decisión de Bruselas" y "no hay datos ni cifras".


Además, ha comentado que el responsable del Grupo Banesco les indicó que continuará "con el plan de negocio y el apego a la tierra". Por su parte, Clodomiro Montero (CIG) ha lamentado que "desgraciadamente" en la última visita de la 'troika' a Madrid les dijeron que no se podía modificar el ERE y por ello "va a seguir abierto", aunque la nueva dirección les transmitió que "se trabaja para que el impacto sea el mínimo desde el punto de vista laboral".

Escotet señala a los preferentistas que la solución es política
Comentarios