sábado 12/6/21

Un estudio de Asime ve en la eólica marina la gran oportunidad de Galicia

A la espera de que el Ministerio para la Transición Ecológica dé a conocer los Planes de Ordenación del Espacio Marino (POEM), Galicia ya sabe que cuenta con lo necesario para convertirse en una potencia en el sector de la eólica marina, la cual podría generar en la comunidad 17.000 GW h/año de energía y hasta 5.000 empleos directos hasta 2030.

eolicos

A la espera de que el Ministerio para la Transición Ecológica dé a conocer los Planes de Ordenación del Espacio Marino (POEM), Galicia ya sabe que cuenta con lo necesario para convertirse en una potencia en el sector de la eólica marina, la cual podría generar en la comunidad 17.000 GW h/año de energía y hasta 5.000 empleos directos hasta 2030.

Son sólo algunas de las conclusiones del estudio sobre el potencial que Galicia tiene en el sector, presentado este jueves en Vigo por el Galicia Offshore Energy Group (GOE-Asime) tras un trabajo de investigación que ha llevado años.

El encargado de presentar los datos ha sido Pedro Pérez, asesor técnico de GOE-Asime, quien ha señalado que en toda la costa gallega tres son los lugares identificados como más propicios para la instalación parques eólico marinos: A Mariña-Xove; Punta Langosteira-Sabón, y Val Miñor-Atios.

En la presentación estuvieron presentes, entre otros, el presidente de Asime Justo Sierra, el vicepresidente y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación de la Xunta de Galicia, Francisco Conde, los presidentes de los puertos de Vigo, Ferrol, A Coruña y Vilagarcía o la secretaria peral de Pesca, todos ellos en cómo puede afectar a sus ámbitos de competencia la eólica marina, una oportunidad que “Galicia no puede perder”.

Así lo expresó Sierra, quien señaló que se trata de un sector que facilitaría la implantación de industria, proporcionaría energía sostenible a las generaciones futuras, generaría empleo y tecnologías competitivas incluso para exportar, impulsaría el i+d, el empleo y el alcance de centros de investigación o universidades.

“La pregunta no es si debemos apostar por eólica marina, sino dónde”, ha dicho Sierra, quien ha destacado que ha de ser “compatible con el medio ambiente y las actividades económicas en las zonas de explotación”.

La respuesta es A Mariña-Xove; Punta Langosteira-Sabón, y Val Miñor-Atios, zonas que son las más adecuadas, ha explicado Pérez, porque la eólica marina no afectaría a otras actividades como la acuicultura o la pesca.

De hecho, el estudio, además de tener en cuenta los caladeros, y a expensas de que la Unión Europea, el POEM u estudios particulares esgriman, dejan canales marítimos como superficie libre de instalaciones para comunicar estos caladeros, además de contemplar una distancia suficiente entre los aerogeneradores y las posibles zonas de pesca.

El estudio respeta espacios protegidos y otras áreas claves como infraestructuras para el petróleo, gas y otros recursos, rutas de transporte marítimo, zonas de vertido, zonas de instalaciones de defensa y ejercicios de las Fuerzas Armadas, extracción de materias primas, investigación científica, tendidos de cables y tuberías submarinos, actividades turísticas, recreativas, culturales y deportivas, patrimonio, servidumbres aeronáuticas, etcétera.

También tiene en cuenta los aspectos técnicos para la eólica marina como la profundidad del lecho marino, la existencia de red con capacidad suficiente para la evacuación de la energía generada, la disponibilidad del recurso eólico o la cercanía a grandes polos de industria electro-intensiva.

El resultado es que esas tres zonas de la costa gallega son las más propicias para la instalación a corto plazo de generadores de energía eólica marina.

Concretamente, el potencial bruto de instalación llegaría hasta los 96GW, pero el estudio contempla escenarios más realistas de densidad eólica baja o media.

Esto implicaría instalar entre 1,5 y 4GW, que generarían hasta 17.000 GW de energía al año y crearían entre 1.000 y 5.000 empleos directos dependiendo de la densidad instalada, produciendo así mismo un efecto tractor en más de 200 empresas.

Al respecto, Conde, que ha calificado de “aportación de mucho valor” el estudio de GOE-Asime, ha señalado que “ha quedado demostrado que Galicia tiene un enorme potencial y capacidades industriales para tener protagonismo”, por lo que tiene “la responsabilidad de identificar oportunidades y ver qué capacidades tenemos desde el punto de vista energético e industrial”.

El conselheiro se ha referido a “la predisposición” que tiene Galicia de explorar una energía que reduciría la dependencia energética del país y que está avalada por los planes de la UE, y ha apostado por la colaboración con otras comunidades autónomas y con el norte de Portugal.

“Tenemos contactos con Asturias y Cantabria para impulsar estas iniciativas en la elaboración de los POEM y en ver cómo favorecer la colaboración industrial. Son aspectos en los que la suma de esfuerzos nos puede llevar a ser más fuertes”, ha dicho.

Según el conselleiro, Galicia tiene experiencia y es competitiva por lo que hay que intentar que “pueda liderar el desarrollo de la eólica marina a nivel nacional y aprovechar los fondos europeos Next Generation para fomentar el desarrollo de las oportunidades que podamos identificar”.

En ese sentido, Conde se refirió a la intención de la Xunta de constituir un observatorio que trabaje para identificar las oportunidades de este sector y el impacto que podrían tener estos parques y recordó que entre los objetivos recogidos en la propuesta del Pacto de Estado por Ferrol está el estudio del desarrollo de la eólica marina a través de un Hub.

Comentarios