domingo. 26.05.2024

El Ministerio de Hacienda ha concedido un crédito de siete millones de euros al Ayuntamiento de Miño (A Coruña), que se corresponde con la cantidad de intereses que debe a los expropiados de Fadesa y, si los abona antes del primer semestre del 2020, los afectados renuncian a cobrar casi 300.000 euros. Este crédito, con una duración de diez años, beneficiará a unos 200 expropiados y supondrá un "desahogo para las arcas municipales", ha anunciado esta mañana en rueda de prensa el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, acompañado por el alcalde de Miño, Manuel Vázquez Faraldo.

 

"Es un día importante para mí", ha subrayado Losada, por la importancia de esta decisión del Gobierno que facilitará la economía y "la gestión del día a día" de Miño. Por su parte, el regidor ha compartido la alegría por este día ante su "miedo de que esto se quedara en un cajón" debido a las elecciones del pasado noviembre y la toma de posesión de los ministros. "Con este préstamo hoy se termina un conflicto de 18 años en el que los afectados fueron ninguneados por los anteriores gobiernos municipales y los llevaron de manera innecesaria a los tribunales de justicia", ha lamentado el alcalde, que ha recordado que los afectados ganaron todas las sentencias, también ante el Tribunal Supremo.

 

El pasado noviembre, Hacienda concedió diez años más de plazo al Ayuntamiento de Miño para la amortización de la deuda de 12 millones de euros que ha había contraído por el pago a los expropiados de Fadesa, que en un primer momento se iba a hacer en siete años. Dos meses antes, el Ayuntamiento de Miño y las 200 familias expropiadas para ejecutar la urbanización Costa Miño por la promotora inmobiliaria Fadesa alcanzaron un acuerdo por el que los afectados cobraron todo lo adecuado por sus terrenos, excepto los intereses, quedando la administración local endeudada.

 

En 2018, pagaron 1,7 millones de la deuda y tendrían que abonar la misma cantidad anualmente pero, gracias al aplazamiento, no pagarán nada hasta 2022 y, a partir de ahí, abonarán 700.000 euros anualmente hasta 2038. Con el préstamo concedido ahora, hay un plazo de carencia de dos años y la primera cuota se abonará en 2023. El Plan Único de la Diputación para 2020 permite usar el total de los fondos que recibe un Ayuntamiento a mitigar deudas, por lo que el Consistorio de Miño podrá ayudarse de esta partida.

Hacienda presta 7 millones a Miño para pagar a los expropiados de Fadesa