martes 17/5/22

Industria busca otros orígenes del aceite de girasol por si la guerra se alarga

La industria española de aceites comestibles considera que en el corto plazo no hay peligro de desabastecimiento del aceite de girasol por la guerra, pero que si el conflicto se alarga habrá que buscar otros orígenes para este producto, del que Ucrania y Rusia son sus mayores productores.

acete-girasol

La industria española de aceites comestibles considera que en el corto plazo no hay peligro de desabastecimiento del aceite de girasol por la guerra, pero que si el conflicto se alarga habrá que buscar otros orígenes para este producto, del que Ucrania y Rusia son sus mayores productores.

Así lo ha dicho este lunes a Efe el director general de la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac), Primitivo Fernández, consultado ante la decisión de algunos supermercados de limitar la venta de aceite de girasol ante el fuerte consumo que estaban haciendo los consumidores por temor a un desabastecimiento.

"En un plazo corto no debe de haber problema (de desabastecimiento). En un plazo largo, si esto persistiera, sí, ya que tanto Ucrania como Rusia son los dos países más importantes productores de aceite de girasol del mundo y hay que acudir a otros orígenes", ha expresado Fernández.

El director de Anierac ha indicado que en el hemisferio sur tienen ya identificados a algunos países posibles productores de aceite de girasol, como Argentina y Sudáfrica, a los que no sólo mira España como posibles orígenes alternativos de este producto sino toda Europa.

Asimismo, ha expresado que hay que pensar como sustitutivos en otros aceites que hay en España, como el de oliva, de colza o de maíz.

"Hay un abanico de aceites vegetales comestibles amplio. En Europa (el mercado) está más abierto y en aceites de semillas no hablan sólo de girasol y a lo mejor hay que pensar en otros aceites que antes no pensábamos en ellos", ha dicho Fernández.

Finalmente, ha expresado que se puede fomentar el cultivo en España del girasol y de otras oleaginosas para minimizar esta dependencia del exterior.

"Eso habrá que incentivarlo. Hay superficies en Europa que están limitadas (para barbecho y cultivos ecológicos) y que habría que movilizar de inmediato para que los agricultores tengan esas superficies de cultivo", ha señalado.

Por otro lado, cabe destacar que, en el contexto de los recortes de disponibilidad del aceite de girasol en algunos supermercados conocidos el pasado viernes, la aceitera Deoleo experimenta este lunes un aumento de alrededor del 18 % en su cotización en la bolsa de Madrid.

Las acciones de la compañía, dueña de marcas como Carbonell, Koipe, Hojiblanca, Bertolli o Carapelli, cotizan a 0,3132 euros en el parqué en la tarde de este lunes. 

Industria busca otros orígenes del aceite de girasol por si la guerra se alarga
Comentarios