miércoles. 28.09.2022

Las inspecciones de Atriga afloraron 27,2 M. euros de deuda no declarada en 2021

Las inspecciones denominadas de control intensivo y selectivo llevadas a cabo en 2021 por la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga) permitieron aflorar deuda no declarada por importe de 27,2 millones de euros.

 
dinero1
Las inspecciones denominadas de control intensivo y selectivo llevadas a cabo en 2021 por la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga) permitieron aflorar deuda no declarada por importe de 27,2 millones de euros.

En total, el número de actas de este tipo de inspecciones en el ejercicio 2021 fue de 714, se abrieron 454 procedimientos sancionadores y 23 diligencias de valoración con otras administraciones, según los datos aportados por la directora de la Atriga, Victoria González, durante una comparecencia esta mañana en comisión en el Parlamento de Galicia.

La responsable de este órgano se refirió al balance desarrollado en el ejercicio 2021 como "muy positivo", en el que, dijo, se reforzó la información a los contribuyentes y la labor de control de la tributación teniendo como objetivo la lucha contra el fraude fiscal.

En cuanto a la recaudación tributaria gestionada por la Atriga, este organismo ingresó en 2021 un total de 606,3 millones de euros, un 12,2 % más que en 2020. Las razones principales de este incremento, según su directora, fueron las circunstancias especiales del ejercicio precedente derivadas de la pandemia de la covid, con el descenso generalizado de la actividad económica, la alteración de los plazos tributarios, o las solicitudes de aplazamiento en el cumplimiento de las obligaciones tributarias, entre otras.

En el ejercicio 2021, la Axencia Tributaria de Galicia recaudó, entre otros conceptos, 334,2 millones de euros por el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, 133,8 millones en concepto del de sucesiones, 70 millones correspondientes al impuesto de patrimonio, 34,1 millones por tributos derivados del juego, y 22,1 millones de euros del canon eólico.

Desde los grupos de la oposición, la socialista Begoña Rodríguez Rumbo preguntó si el Gobierno gallego se va a sumar a la política fiscal del Partido Popular, en línea con el anuncio del presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, de suprimir el impuesto de patrimonio.

En esta línea, la diputada aludió a las diferentes "concepciones ideológicas" del PP y PSOE en materia fiscal, criticando que "el Partido Popular y sus socios de ultraderecha hablan de que los tributos deben ser reducidos a la mínima expresión".

"La cuenta está clara, si hay menos ingresos habrá peores servicios públicos y estos serán privatizados y sólo podrán acceder a ellos quien pueda pagarlos", afirmó la socialista.

Rodríguez Rumbo demandó a la directora de la Agencia Tributaria de Galicia una mayor labor didáctica de este organismo para que los ciudadanos "sepan para qué sirven los impuestos que se recaudan", y abogó por la conveniencia de presentar la actividad de este organismo en el primer trimestre del año siguiente al ejercicio que finaliza, lo que en su opinión incidiría en una "mayor transparencia".

Daniel Pérez López, del BNG, criticó que pese a que la recaudación líquida aumentó en el ejercicio 2021, el propio informe de la Agencia Tributaria revela que las medidas de beneficios fiscales han supuesto una merma de los recursos de la Xunta de 192 millones, sólo en lo que se refiere al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentales y al Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

El diputado nacionalista aseguró que "los objetivos propuestos de beneficios fiscales no se lograron", citando en este sentido el intento de evitar el despoblamiento del rural y el aumento del consumo.

Unos beneficios fiscales que para este parlamentario "son fruto de una opción ideológica", dado que, indicó, "en realidad suponen un gasto para la Administración, minoran los ingresos públicos y favorecen a los contribuyentes con patrimonios más altos, en una carrera desmedida para atraer a estos mediante el llamado dumping fiscal".

Para Pérez López, estos beneficios fiscales están dando lugar "a una guerra fiscal y a una competencia desleal entre las comunidades autónomas, instrumentalizando el Partido Popular la política tributaria de manera clara para sus propios intereses políticos".

Por último, la popular Sandra Vázquez criticó que los grupos de la oposición se dedicaron a hablar de política fiscal en una comparecencia en la que la directora de la Axencia Tributaria dio cuenta de la actividad de este organismo.

La diputada del PPdeG se dirigió a los portavoces de la oposición para reprocharles "que las rebajas fiscales llegaron ahora con Ayuso y Bonilla", para añadir que más de 850.000 ciudadanos gallegos se benefician desde el año 2016 de las medidas fiscales de la Xunta.

"La política fiscal del PSOE consiste en aumentar impuestos, recaudar para el bolsillo llamado Estado y que sea este quien los redistribuya en función de los momentos electorales, y la política fiscal popular consiste en bajar impuestos, en una menor recaudación del Estado y que sean los propios contribuyentes quienes los empleen donde más lo necesiten", apostilló Sandra Vázquez.

Las inspecciones de Atriga afloraron 27,2 M. euros de deuda no declarada en 2021
Comentarios