sábado. 20.08.2022

La administración de Martinsa saca a la venta su primer activo en Hungría

 La administración concursal de Martinsa Fadesa va a sacar a subasta el primer activo de la compañía fuera de España, concretamente en Budapest (Hungría), como parte del proceso de liquidación puesto en marcha por los actuales administradores, según datos oficiales. 

La administración concursal de Martinsa Fadesa va a sacar a subasta el primer activo de la compañía fuera de España, concretamente en Budapest (Hungría), como parte del proceso de liquidación puesto en marcha por los actuales administradores, según datos oficiales.

 

La inmobiliaria contaba en el país con el Central Passage Budapest Mall, unos bajos comerciales y oficinas situados en pleno centro de la capital, concretamente en el prestigioso barrio de Pest. Ubicadas en una calle comercial semi-peatonal, el mall tenía 7.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable y ofrecía tiendas, locales de restauración y de ocio. Además, contaba con un aparcamiento de 227 plazas.

 

Como parte del proceso de liquidación de la inmobiliaria, la administración concursal de Martinsa sacó a la venta antes del verano una primera ronda de activos por 6,8 millones. Posteriormente, sacó a subasta una nueva tanda de activos inmobiliarios de la compañía repartidos entre Huelva, Granada, Málaga, Gran Canaria, Tenerife, Fuerteventura, Madrid, Mallorca y A Coruña por un importe total de 54 millones de euros. La administración concursal de Martinsa está integrada por Antonia Magdaleno; Ángel Martín Torres en representación de KPMG Auditores -designada por la CNMV- y a Antonio Moreno Rodríguez, en representación de la acreedora Bankinter.

 

A comienzos de marzo, el juzgado acordó la apertura de la fase de liquidación de Martinsa-Fadesa y de otras cinco entidades deudoras, tras la petición hecha por el consejo de administración, el pasado 2 de marzo, y ante el rechazo de las entidades financieras acreedoras para modificar los convenios concursales aprobados en marzo de 2011.

 

El 11 de marzo de 2011, el juzgado aprobó el plan de la inmobiliaria para pagar 7.200 millones de deuda en un plazo de hasta 10 años y levantar el concurso de acreedores, pero los incumplimientos y la falta de liquidez abocaron a la compañía a la liquidación, tras el rechazo de la banca acreedora a la última propuesta presentada por el presidente de la compañía, Fernando Martín.

 

La administración de Martinsa saca a la venta su primer activo en Hungría
Comentarios