viernes 22/10/21
Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP)

La CEP atribuye la renuncia de Arias a una "situación insostenible"

El presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros, intuye que la dimisión hoy del jefe de la patronal gallega, Antón Arias, se debe a la "situación insostenible" que vive la entidad, a la espera de una explicación más detallada.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP), Jorge Cebreiros, intuye que la dimisión hoy del jefe de la patronal gallega, Antón Arias, se debe a la "situación insostenible" que vive la entidad, a la espera de una explicación más detallada. En declaraciones a Efe, Cebreiros, uno de los más críticos con Arias desde su acceso a la presidencia de la CEG hace un año, ha reparado en que la situación del ya expresidente ha sido "complicada" desde su llegada y se ha ido agravando con el paso de tiempo.

 

Ha aludido al incumplimiento de su compromiso respecto a la modificación de los estatutos de la CEG, a la dimisión del secretario general, Jaime López, a que no ha podido sacar adelante los presupuestos y a una progresiva pérdida de apoyos. Cebreiros ha detallado que a partir de ahora, los cuatro vicepresidentes de la CEG dirigirán la patronal durante un periodo de tres meses en el que se deberán convocar elecciones.

 

La prioridad para la CEP, según su presidente, es que de este proceso salga un presidente "con talante y sensibilidad con las diferentes territoriales", lo que cree que no ha tenido Arias, y que la patronal esté "bien representada" y tenga capacidad de interlocución con las diferentes administraciones. La organización lleva años instalada en una lucha interna por distintos problemas, entre ellos económicos, pero también de enfrentamientos entre los propios empresarios.

 

Arias llevaba al frente de la asociación justo un año, cuando sucedió a Antonio Diéter, que no llegó a cumplir el año en el cargo. Diéter había sustituido a su vez a José Manuel Fernández Alvariño, que tras algo más de dos años en el cargo también decidió abandonarlo, y había sustituido a Antonio Fontenla, que fue presidente durante doce años. El ya dimitido presidente, de hecho, contaba con la oposición abierta de la mayoría de empresarios de Ourense y de Pontevedra y e los últimos tiempos ha ido perdiendo apoyos entre los de A Coruña y Lugo.

Comentarios