domingo 16/1/22

Los trabajadores de Celsa ven en peligro la viabilidad de las plantas

Los comités de empresa de las plantas de Celsa Atlantic de Urbina y Vitoria, en Álava, y de Larcha, en A Coruña, han denunciado hoy la actitud de la dirección de la compañía que, a su juicio, está poniendo en peligro la continuidad de las plantas.

Los comités de empresa de las plantas de Celsa Atlantic de Urbina y Vitoria, en Álava, y de Larcha, en A Coruña, han denunciado hoy la actitud de la dirección de la compañía que, a su juicio, está poniendo en peligro la continuidad de las plantas.

 

Los representantes de los trabajadores de esta empresa, dedicada a la fabricación de tubos de acero y de fleje, han hecho público un comunicado después de la primera de las reuniones previstas para buscar una salida a la situación de la compañía.

 

Según los comités, en la reunión celebrada hoy en Madrid la dirección de Celsa Atlantic (antigua Laminaciones Arregui) ha planteado unas medidas que van a "llevar a la condena y a la miseria a 56 familias de la fábrica de Laracha y a otras 71 de las plantas de Álava". Los representantes de los trabajadores han considerado que debería ser prioritario esperar a que el Tribunal Supremo decida sobre el ERTE y el ERE de extinción que están planteados antes de que se planteen nuevas medidas.

 

Han denunciado la "actitud mezquina que ha mantenido y que mantiene la dirección del grupo Celsa al plantear este tipo de medidas mientras convoca a la parte social en un hotel de cinco estrellas en el centro de Madrid". También han criticado que la dirección haya rechazado "sistemáticamente" la intervención de los órganos de mediación de los gobiernos autonómicos, como la del Gobierno Vasco hace dos semanas.

 

El conflicto laboral de Celsa Atlantic se remonta a mayo de 2012 cuando la dirección presentó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción para sus dos plantas de Álava y que suponía el despido de los 352 empleados. A partir de ahí, se han sucedido varias resoluciones judiciales sobre la legalidad o no de parte de los despidos, algo que está ahora pendiente de una nueva sentencia del Supremo.

 

Los trabajadores de Celsa ven en peligro la viabilidad de las plantas
Comentarios