domingo 24/10/21
Operación Cóndor

Louzán se acoge al derecho a no declarar

El expresidente de la Diputación de Pontevedra y presidente de la Federación Gallega de Fútbol, Rafael Louzán, se acogió hoy a su derecho a no declarar ante el Juzgado de Lugo, donde fue citado por cohecho en la denominada operación Cóndor, y dijo no haber recibido regalos de Monbús.

El expresidente de la Diputación de Pontevedra y presidente de la Federación Gallega de Fútbol, Rafael Louzán, se acogió hoy a su derecho a no declarar ante el Juzgado de Lugo, donde fue citado por cohecho en la denominada operación Cóndor, y dijo no haber recibido regalos de Monbús.

 

El dirigente político comentó a los medios de comunicación que no tenía "constancia de recibir ningún tipo de regalo de Monbús", la empresa de transportes cuyo propietario, Raúl López, se encuentra procesado en la operación Cóndor, causa en la que se investiga una supuesta trama de corrupción. Además de Louzán, una veintena de personas fueron citadas por el Juzgado de instrucción de Lugo para prestar declaración en la investigación, de las cuales tres son gallegos y uno asturiano, todos acusados de cohecho.

 

Louzán confirmó, a la salida de la sede judicial, que las dos personas que habían sido citadas para comparecer justo antes que él, tampoco declararon. "La jueza me insistió mucho en que estamos bajo secreto de sumario y, por lo tanto, que no podía dar más información. Lo que decidimos, in situ, es que, temporalmente, mientras no nos dé más información, nos acogemos al derecho a no declarar", precisó.

 

El expresidente de la Diputación insistió en que su intención era acogerse al derecho a no prestar declaración de forma "temporal", al menos hasta el levantamiento del secreto de sumario, pendiente de "otras investigaciones que no tienen que ver con esta pieza en concreto, pero están dentro de esta misma causa". Hizo referencia, por otra parte, en que "no hay acusación, de momento, por parte de la Fiscalía" y, "por lo tanto, se mostró partidario de "esperar" para "conocer los datos que se puedan aportar en esta larga investigación" y, a partir de ahí, ponerse a disposición de la Justicia.

 

En cuanto a los supuestos regalos de la empresa Monbús, dijo que "en este país no tenemos término medio en las cosas. O estamos en un extremo o estamos en el otro", además de recordar que esta empresa tuvo contratos con la Diputación provincial de Pontevedra "durante los últimos diez años, por valor de 112.000 euros", y dijo que su presupuesto anual es de 150 millones de euros. "Tuve la oportunidad de estar allí con funcionarios y técnicos ejemplares y supongo que cumplirían con la tramitación", añadió, por lo que no ve correcto mezclar esos contratos con "este tipo de cosas", en alusión a los regalos.

 

También "se habla del propio presidente de la Xunta", dijo Louzán, y señaló que "Galicia tiene la fortuna" de estar presidida por una persona que cuenta "con estima" dentro y fuera de la Comunidad Autónoma, por lo que trasladar "este tipo de comentarios" no "beneficia a nadie", ni siquiera "a la propia sociedad gallega". Desde su punto de vista, "a las cosas hay que darles la dimensión que corresponde" y, desde el ámbito judicial tiene que imperar "el sentido común" que "se le debe dar" a un asunto de este tipo. De lo contrario, añadió, "en la sociedad gallega y española estaremos trasladando" la idea de que "todo es igual", tanto "los casos de una cierta relevancia" y de una "importancia máxima", como "los casos que, de alguna manera, no tienen relevancia, como puede ser este".

 

En cuanto a la supuesta recepción por su parte de varios lotes de una conocida marca de vino, Louzán ironizó y aprovechó la ocasión para recomendar que "se regale vino de las Rías Baixas", que "es lo que realmente se hace en estas fechas". "No tengo constancia de ese regalo", dijo Louzán, quien también precisó que "sólo un papel" sustenta esa acusación y en él se aclara que "no consta quién recibió eso".

 

Además, recordó, habría que hacer la "interpretación" de si esto "se entiende" como un presente "que se hace" cada vez que se produce un hecho "puntual" o, simplemente, "es un detalle de cortesía que se hace en épocas como las que estamos viviendo ahora", a pocos días de las festividades navideñas. "Si se hace en épocas como ésta, cuatro -entregas-, que suman 1.400 euros, de las que yo no tengo constancia, reitero, tres de ellas están prescritas. En mi caso, quedaría exclusivamente una de 144 euros", remarcó, pero "no hay constancia" de su recepción, "porque así lo acredita el informe de Vigilancia Aduanera".

Comentarios