sábado 23/10/21

El metal gallego perdió en 2020 más de 300 empresas y un 12% de facturación

El sector del metal en Galicia perdió más de 300 empresas en 2020, un año marcado por la pandemia de la covid 19 en el que la facturación cayó un 12 por ciento, hasta los 12.038 millones de euros, y el empleo se redujo un 2 por ciento, hasta los 57.345 trabajadores.

 

metal

El sector del metal en Galicia perdió más de 300 empresas en 2020, un año marcado por la pandemia de la covid 19 en el que la facturación cayó un 12 por ciento, hasta los 12.038 millones de euros, y el empleo se redujo un 2 por ciento, hasta los 57.345 trabajadores.

Son datos del Informe Anual del Sector del Metal 2020 que ha difundido este martes la Asociación de Industrial del Metal y Tecnologías Asociadas de Galicia (Asime), cuyo secretario general, Enrique Mallón, ha calificado de malos.

Ello a pesar del histórico comportamiento de la automoción, con el grupo Stellantis a la cabeza, que en 2020 fabricó un 22,1 por ciento más de vehículos que en 2019, lo que se tradujo en 19.695 trabajadores contratados, un 1% más que el anterior, y en un facturación de 8.823 millones de euros, lo que supone un incremento del 2%.

La otra pata que ha ayudado a sostener vagamente al sector ha sido la construcción y las estructuras metálicas, que sumaron un incremento del 3% en trabajadores con contrato, hasta los 16.046, y que registraron una facturación de 464 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 2%.

Con todo, tal y como ha apuntado Mallón, los números podrían haber sido mucho peores si las empresas no hubiesen hecho lo posible por mantener plantillas y no desprenderse de personal cualificado, “pilar fundamental en la industria gallega y un activo cada vez más escaso” sobre el que el sector pretende apuntalar una recuperación que está llegando con más lentitud de la esperada pero ante la que el sector es “optimista”.

Lo refleja bien la aeronáutica, que en un año de “desplome internacional absoluto” ha tenido un año “absolutamente negativo”, con una caída de la facturación del 40 por ciento, pero que, sin embargo, sólo ha perdido al 2 por ciento de sus trabajadores.

Muy negativos también los datos de la construcción naval, marítima y energías limpias, con una caída del empleo del 6% y una caída de la facturación del 30%.

Tal y como ha subrayado Mallón, en 2020 se registró una caída del 75% en nuevos contratos, “un dato tremendo”, y una caída del 33% en la cartera de pedidos.

“Aquí hay que hacer una reflexión muy sencilla: necesitamos incrementar la cartera de perdidos, contratar más embarcaciones, y eso va a ser muy difícil que se haga en 2021 cuando tenemos a Barreras y Marina Meridional y Navantia en una situación compleja”.

Con todo, y aunque ha habido en 2020 un descenso muy relevante en importaciones y exportaciones en todo el país, Galicia ha visto subir sus exportaciones un 14,5 por ciento, frente a un descenso del 12,9 por ciento de la media de España.

Se lo debe a la automoción, la cual representó un 72,3% de las exportaciones gallegas en 2020.

De todo lo anterior, Mallón ha destacado el “momento crítico en la industria naval”, con Barreras, Vulcano y Navantia atravesando un período muy complicado y para las que Asime pide ayuda procedente de la Administración en forma de contrataciones.

La apuesta por la eólica marina que Asime defiende es otro de los factores que debe barajar Galicia para apuntalar la recuperación de un sector que genera el 48 por ciento del empleo industrial de la comunidad, y en ello mucho tienen que decir también las administraciones.

También, según Mallón, tienen mucho que decir en el sector de la automoción, porque Galicia produce mucho pero consume poco, con un descenso de las ventas de más del 20 por ciento en 2020, cuya reversión puede estar muy ligado a las políticas fiscales que adopte el Gobierno.

El secretario general de la patronal también se refirió a la reindustralizacion de Galicia y dijo que el 80 por ciento de las grandes crisis en factorías concretas afectan al sector del metal y se refirió a Siemens Gamesa, Ence, Endesa o Alcoa, entre una “retahíla de grandes crisis”.

“Mensaje muy claro: no cerremos sin dar alternativa”, ha dicho Mallón, quien ha señalado que esos “es factible”, por lo que ha pedido una “transición justa, razonable y coherente con el empleo en Galicia”.

Comentarios