martes. 05.03.2024

El presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) y candidato a la reelección, Luis Novoa, ha apelado hoy al "fair play" y ha confiado en que, con independencia de quien gane las elecciones, "al día siguiente o a la semana siguiente" la situación estará normalizada. Eso sí, ha lamentado que las discrepancias internas durante el periodo electoral "se han sacado un poco de quicio" y se han llevado "a la calle y a los medios", algo que "nunca había pasado", ha dicho, aunque "cada uno es muy libre de hacer lo que crea conveniente". Novoa ha hecho hincapié en que no son políticos sino empresarios que están acostumbrados a "pelear" por sus "cosas" y que saben "ganar y perder".

 

Por eso, ha confiado en que las aguas se calmen tras las elecciones e incluso ha considerado que la CEP podría salir fortalecida tras este proceso, en tanto en cuanto "de la discrepancia sale el progreso". "Si hay una discusión dentro del fair play y del respeto, no pasa nada", ha dicho sobre la imposibilidad de presentar una candidatura de consenso, y ha insistido en que quien resulte elegido presidente saldrá incluso "más refrendado".

 

Sobre la exclusión del presidente de Barreras y de la Cámara de Comercio, José García Costas, ha señalado que la secretaría de la CEP, que es la encargada de velar por la legalidad en la organización, entendía que al perder su condición de vocal por parte de Asime quedaba expulsado del censo electoral. Ha abundado en que, para tener una segunda opinión, se encargó un dictamen a una persona externa, José Segade, que vino a coincidir con la tesis de la secretaría de la CEP y se actuó en tal sentido.

 

"Fue algo aséptico", ha rematado. Respecto a la elección del vicepresidente -García Costas era el único candidato-, ha dicho que en uno o dos meses debería convocarse una elección restringida a este único cargo directivo. Luis Novoa ha remarcado, ante la existencia de cierta "confusión", que la CEP no es una asociación sectorial sino que lo que hace es aglutinar a éstas y representarlas.

 

Ha significado que no se puede hablar de "equipos" en las elecciones, sino que se vota a "nombres y apellidos", y que podría darse "la paradoja" de que salga elegido un presidente de una plancha y que en la directiva no haya nadie de sus afines. El otro candidato a la presidencia de la CEP, Jorge Cebreiros, criticó ayer en un comunicado que el comité directivo que excluyó de la relación de candidatos a la directiva a José García Costas "es juez y parte" del proceso electoral.

 

Lamenta Cebreiros que se haya declarado ineligible a García Costas en base a un único informe jurídico, sin que se votara el presentado por el candidato único por industria y vicepresidente de facto de la CEP. Considera Cebreiros que la destitución de García Costas debía resolverse posteriormente y no paralizar el proceso electoral, e hizo un llamamiento a conocer, difundir y debatir su programa entre asociaciones y empresarios. Confía en que los empresarios pontevedreses "tomen la mejor decisión" en las votaciones de este jueves y subraya que "lo que está en juego es el cambio de un modelo empresarial y de una forma de gobernar la institución".

 

Novoa invoca "fair play" y critica que la elección se haya "sacado de quicio"