domingo 24/10/21

Pescanova da por cerrado el litigio con Unilever por el uso de "capitán Pescanova"

Pescanova ha dado este jueves por cerrado el litigio que mantenía desde hace más de dos décadas con la marca Frudesa -propiedad de Unilever- por el uso comercial de la figura del "capitán Pescanova".

Pescanova ha dado este jueves por cerrado el litigio que mantenía desde hace más de dos décadas con la marca Frudesa -propiedad de Unilever- por el uso comercial de la figura del "capitán Pescanova".

 

En un comunicado enviado al regulador bursátil, la compañía gallega ha destacado la "inestimable colaboración" de su "hermana", Nueva Pescanova, para poner fin a este conflicto. El enfrentamiento se remonta a 1996, cuando Frudesa denunció a Pescanova por lanzar una línea de comunicación protagonizada por un personaje llamado "El Capitán" por considerar que copiaba una figura muy similar utilizada por la firma.

 

Inicialmente Pescanova retiró la campaña -a posteriori recuperó a este personaje- pero reclamó judicialmente daños y perjuicios. Los juzgados fijaron una indemnización a pagar por Unilever y la agencia de publicidad Lowe Partners y dictaron orden de ejecución ya en 2012 contra la multinacional para que pagara la sanción.

 

Aunque presentó recurso, Unilever abonó 10,13 millones de euros a Pescanova. Un juez estimó parcialmente los argumentos de la primera y redujo la multa a 4,2 millones, lo que en la práctica obligaba a la empresa gallega a devolver 5,9 millones de euros (más intereses). Después de varios recursos presentados por ambas partes durante los últimos años, según han precisado hoy los responsables de Pescanova, el pasado 11 de diciembre "se llegó a un acuerdo transaccional" por el cual Unilever acepta cobrar la mitad de esta cantidad, que finalmente abonará Nueva Pescanova.

 

"El acuerdo transaccional supone un importante alivio financiero para nuestra sociedad (...) y nos ha permitido cancelar la provisión que, por importe de 7,9 millones de euros manteníamos hasta el momento por esta cuestión en previsión de un resultado desfavorable del litigio", han detallado. El grupo gallego entró en concurso de acreedores en 2013 por irregularidades contables, y dos años más tarde se procedió a su división en dos: la parte productiva -en manos de la banca acreedora-, a la que se llamó Nueva Pescanova, y Pescanova, que quedó en manos de los accionistas originales y cuyo principal activo es una participación del 1,65 % en la firma "hermana". 

Comentarios