lunes. 17.06.2024

Dos afectadas por participaciones preferentes de Caixa Galicia que han declarado hoy en sede judicial por esta comercialización han alegado que desde la entidad bancaria se comprometieron a devolverles el dinero invertido en 48 horas, aunque después no fue así. El Juzgado Mercantil número dos de A Coruña ha acogido hoy una vista por una demanda colectiva de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de Galicia (Adicae Galicia) y otros contra Caixa Galicia Preferentes y NCG Banco tras un primer proceso en el que la demandada era Caixanova. La vista se ha realizado en el marco de una demanda colectiva que representa a un elevado número pequeños ahorradores que todavía están pendientes de recuperar sus inversiones.

 

Francisca V.D. ha sido la primera en declarar y ha afirmado que la llamaron "por teléfono tres veces, una al trabajo y dos a casa" para ofrecerle las citadas preferentes. "Con la directora de la caja tenía una relación de confianza. Me llamó para decirme que tenía un plazo fijo, que me estaba venciendo y que había salido una cosa nueva que estaba muy bien", ha apuntado. La directora de esa sucursal la conocía y "sabía" que ella quiere "su dinero", por eso decidió adquirir el producto aunque más tarde tuvo que recurrir a la vía judicial para recuperarlo. "Me dijo que no había problema ninguno, que eso era igual que un plazo fijo, pero que había que avisar dos días antes. Si me dicen que va a ser perpetuo, ¿cómo voy a dar un dinero para siempre?", ha agregado. Apenas tuvo tiempo para leer el contrato de compra de las participaciones preferentes y eso es algo que los demandantes consideran que genera indefensión en los afectados. "Firmé los documentos que me pusieron delante, pero no me dieron opción. Los quería llevar para casa a estudiarlos, pero me dijeron que tenía que firmarlo ya, que por eso me habían llamado porque vencía ese día", ha concluido.

 

A continuación ha testificado María Rosario R., una persona que "ni siquiera sabía lo que era" la "palabra" preferente y fue el banco el que llamó "tres o cuatro veces" y "nunca" explicó "que era un producto". "Me dijo que teníamos un poco de dinero y que lo podíamos rentabilizar más. Le dije que estábamos jubilados y que necesitábamos el dinero; me respondió que si avisaba con 48 horas teníamos el dinero. Hubo muy pocas palabras", ha apuntado. No leyó los papeles que firmó "porque confiaba desde hacía más de treinta años" en la persona que se los puso delante y los aprobó sin dudar. Adicae ha insistido en la publicidad engañosa y los supuestos engaños a los clientes, por lo que pide que se anulen múltiples cláusulas. Desde la entidad bancaria han señalado que los contratos estaban bien explicados, igual que los folletos publicitarios, y fueron los clientes los que decidieron firmarlos. Poco antes, en el primer juicio celebrado hoy, un afectado por la comercialización de participaciones preferentes ha explicado que en la oficina de Caixanova donde compró sus preferentes le dijeron que se trataba "de un producto muy bueno" con el que podría "recuperar" el dinero "cuando quisiera".

 

"Me dijeron que tenían un producto que era muy interesante, me dijeron que era para recuperarlo cuando me hiciera falta, que me iban dando los intereses y que cuando quisiera recuperarlo lo tendría en la cuenta en una semana", ha añadido José Antonio G. Por su parte, en este juicio ha declarado también José A.C., quien ha asegurado que se enteró de la existencia de las preferentes a través del director de la oficina que frecuentaba y que confió en él desde que le aseguraron "que podía recuperarlo en cualquier momento, tenía que pedirlo y nada más". Desde Adicae, la técnica de consumo en A Coruña Verónica Pazos ha criticado la situación de la entidad Abanca, con 1.100 millones de euros de beneficios, ha dicho, cuando hay preferentistas "que todavía no han recuperado sus ahorros"

 

Preferentistas alegan ante el juez que les prometieron su dinero en 48 horas