domingo 18/4/21
Sector Naval

Una propuesta del PSdeG reabre un extenso debate sobre el dique de Ferrol

El debate sobre el dique flotante para los astilleros públicos de la ría Ferrol ha vuelto a ocupar buena parte del debate político en la Comisión Permanente de Asuntos Europeos celebrada esta tarde en el Parlamento autonómico sin que se haya concretado aún si la infraestructura móvil es viable, si cuenta con la financiación necesaria y si tiene encaje en el marco comunitario.

El debate sobre el dique flotante para los astilleros públicos de la ría Ferrol ha vuelto a ocupar buena parte del debate político en la Comisión Permanente de Asuntos Europeos celebrada esta tarde en el Parlamento autonómico sin que se haya concretado aún si la infraestructura móvil es viable, si cuenta con la financiación necesaria y si tiene encaje en el marco comunitario.

 

Fue a partir de una proposición no de ley del PSdeG que preguntaba a la Xunta qué haría ante el Gobierno central para "lograr que el dique flotante de Ferrol sea una realidad", y que respaldaron AGE y BNG. El dique es una plataforma móvil para reparar buques de gran porte que es la principal reivindicación de la plantilla gallega de Navantia desde hace años como posible alternativa de negocio a la caída de pedidos militares.

 

No obstante, el Gobierno sostiene que es incompatible con la normativa de la Competencia porque en su financiación se inyectaría dinero público como ayudas de Estado que Europa consideraría irregulares, un extremo que tanto los socialistas como Izquierda Unida han desmentido en declaraciones a los medios tras consultarlo, por separado, con el comisario saliente, Joaquín Almunia.

 

"Nos piden una decisión ilegal a sabiendas de que es ilegal", replicó el portavoz popular, Miguel Tellado, que los acusó de "lavarle la cara a Almunia". "Proponen incumplir la normativa. ¿Y quién asume las consecuencias? Las pagarán los trabajadores", aseveró.

 

Tellado culpó en todo momento a la "herencia socialista" de los números rojos del grupo naval y preguntó quien aportaría los 25 millones de fondos públicos que se podrían, admitió, aportar a un dique cuyo coste estimado es de 170 millones. Recordó, además, que ya el 8 de agosto del 2011 la entonces vicepresidenta socialista, Elena Salgado, había manifestado en el Congreso que no era posible financiar el dique con dinero público y citó el ejemplo de Alemania, que planteó una propuesta para un dique seco que se rechazó.

 

Desde las filas del PSOE, Abel Losada, recordó que el propio presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, se erigió públicamente en "el garante del dique flotante". "O Feijóo es un fantasma -entre aspas- o nos engañó", dijo Losada, que lo considera "un insulto político". Ironizó sobre las opciones que tendrá la obra del dique de salir adelante ahora que una nueva comisaria liberal reemplazará a Almunia al frente de Competencia.

 

Los socialistas defendieron que el dique para Ferrol es una "oportunidad económica estratégica" porque el tráfico de grandes buques (clase Panamax) en tránsito entre el Pacífico y Europa se acercan al corredor de Fisterra. "Tienen una cerrazón a hacer el dique y hacen pirutas de sí y no", concluyó Losada, que pidió al PP que no "utilice a Ferrol como moneda de cambio" tras recordar que se han destruido 27.000 empleos en la zona que carga con una tasa de desempleo "insoportable". "El naval público está condenado porque el PP lo condena para favorecer los procesos privatizadores", terminó Losada.

 

En la misma línea se postuló AGE, a través de su diputado, Xavier Ron, que planteó una enmienda aceptada por el PSOE y por el BNG. La proposición se rechazó con los votos de la mayoría popular.

Comentarios