sábado 25/9/21

La Xunta amplía hasta 2,1M€ las ayudas del Bono eléctrico gallego para garantizar el suministro en los hogares con más dificultades

Se trata del segundo aumento de crédito que destina la Xunta a la convocatoria de este año, fiel a su compromiso con las familias más desfavorecidas que no cuentan con la posibilidad de hacer frente a sus facturas eléctricas
tarifa-electrica-89

La Xunta publicará mañana en el Diario Oficial de Galicia (DOG) una segunda ampliación del crédito de las ayudas del Bono eléctrico gallego, una convocatoria que continúa abierta y que tiene como objetivo evitar los cortes de suministro en los hogares gallegos con más dificultades. Así, se incrementa en 500.000 euros (un 31% más) el presupuesto destinado a estos apoyos hasta alcanzar 2,1 millones de euros y, de este modo, llegar al mayor número de beneficiarios posible, más en un contexto como el actual en el que el precio de la luz bate récords diariamente.

El pasado mes de abril, el Gobierno gallego ya dio luz verde la una primera ampliación de 300.000 euros del presupuesto inicial –1,3M€– con el que comenzó esta convocatoria a principios de año, llegando así a los 1,6M€. Tras constatar un aumento significativo del número de solicitudes –un 39% más que el año anterior–, decidió incrementar ahora la partida destinada a estas ayudas en medio millón de euros. Con el que la cantidad final supone un 61% más que el previsto inicialmente.

En lo que va de año ya se concedieron cerca de 1,4 millones de euros que permitieron apoyar a 4560 familias. El Bono eléctrico gallego está dirigido a consumidores vulnerables severos en riesgo de exclusión social con el objetivo de asegurar a este colectivo el acceso continuado al suministro de energía eléctrica en Galicia. Para acceder a estas ayudas, los solicitantes deben ser personas residentes en Galicia y titulares de un servicio de suministro eléctrico que tengan contratada la tarifa de último recurso y sean consumidores vulnerables severos (por tanto beneficiarios del bono social estatal con un 40% de descuento) y estén en riesgo de exclusión social, término que deberá ser acreditado mediante informe expedido por los servicios sociales de los ayuntamientos.

Los apoyos, que se otorgan por orden de presentación de solicitud, serán de un 50% de la factura eléctrica correspondiente a la vivienda habitual del solicitante y tendrán una cuantía máxima anual de 300 o 450 euros –en el caso de familias numerosas–.

Esta cantidad, unida a las ayudas estatales, permitirá que las familias con más dificultades no tengan que pagar por su factura eléctrica, garantizando el acceso continuado al suministro en los hogares más vulnerables, pues no se les podrá cortar el servicio mientras sean beneficiarios de esta ayuda.

La presentación de solicitudes será preferentemente telemática y para dar agilidad al procedimiento, se establece un plazo máximo de un mes desde la presentación de la solicitud hasta su resolución. Así, una vez la Vicepresidencia segunda y Consellería de Economía, Empresa e Innovación –a través de la Dirección General de Planificación Energética y Recursos Naturales– comprueba que se cumplen los requisitos, se realiza el pago directamente a los comercializadores de referencia a medida que van remitiendo las facturas.

Con esta línea de ayudas, adaptada a la normativa estatal, la Xunta sigue fiel a su compromiso con las familias más desfavorecidas que no cuentan con la posibilidad de hacer frente a sus facturas de una necesidad tan básica como es la energía eléctrica.

Comentarios