domingo. 03.03.2024

La conselleira de Economía, Industria e Innovación, María Jesús Lorenzana, participó esta mañana en Madrid en la Mesa de seguimiento de Alcoa donde manifestó la falta de seriedad de la compañía por el comunicado enviado hoy a los trabajadores -mientras el comité de empresa al completo, el Gobierno central y el gallego estaban en esta reunión- y donde manifiesta todo lo contrario a lo transmitido este mismo lunes.

Lorenzana considera que esta actitud no es propia de una compañía del nivel de Alcoa y cree que no acerca seguridad, sino que muestra mala fe, malas formas y una mala praxis. “La actitud de Alcoa genera inseguridad y su palabra es poco fiable”, aseguró Lorenzana que explicó que propuso dar un ultimátum a la empresa para que “clarifique de una vez por todas que va a hacer”.

La titular de Economía, Industria e Innovación, trasladó que la Xunta estaría dispuesta a apoyar al Estado en una intervención temporal e instrumental de la empresa con el objetivo de buscar un nuevo comprador que garantice la continuidad de la actividad en la planta. En este sentido, se comprometió a apoyar el empleo y la actividad industrial con todos los mecanismos legales y con todos los instrumentos como el Igape, las sociedades de capital riesgo o mismo a través de la Sociedad Impulsa: “Existe un compromiso absoluto del Gobierno de Galicia con los trabajadores y el empleo de la comarca”, subrayó.

Por otra parte, la conselleira advirtió a la empresa de que, en el caso de decidir no continuar con la actividad, debería hacer frente a indemnizaciones por incumplir el acordado y también laborales, así como responsabilidades medioambientales debido su salida desordenada. “Para que Alcoa se vaya debe dejar mucho dinero en España y Galicia para que la siguiente empresa pueda reactivar una fábrica que es esencial, pues es la única de aluminio primario del país”, explicó mientras recordó que da empleo directo a mil personas, así como otros mil indirectos además de la actividad económica que genera.

Lorenzana quiso dejar claro que el Gobierno gallego nunca va a apoyar formas y estrategias de esta índole y se mostró indignada por la actitud de Alcoa hacia los dos gobiernos y el comité de empresa.

La Xunta ve poca seriedad en la comunicación realizada por Alcoa