jueves. 18.04.2024

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Galicia ha denunciado hoy el reparto "a cuentagotas" de chalecos individuales de protección, que, según la previsión de dotación del Ministerio del Interior abarcará al 15% de los funcionarios del cuerpo.

 

El secretario general del SUP en Galicia, Roberto González, ha concretado que en la provincia de Pontevedra se han entregado 110 chalecos individuales y que está previsto que de aquí a final de año se añadan otros 22, y ha resaltado que este porcentaje de cobertura es extrapolable al resto de la comunidad y a toda España.

 

En el caso concreto de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) a la que pertenecía la agente fallecida en el tiroteo tras el atraco a una sucursal bancaria en Vigo, y su compañero, que resultó gravemente herido, ha señalado que hay cuatro para una plantilla de 30 funcionarios, pero no han sido asignados aún.

 

Tanto el SUP como la Unión Federal de Policía (UFP), a la que pertenecían los dos agentes tiroteados, coinciden en cuantificar que esa unidad dispone de diez chalecos exteriores, que son más pesados y reducen la movilidad de los agentes para actuar en situaciones determinadas como, por ejemplo, un atraco.

 

Víctor Vasco, secretario de organización local de SUP Vigo, ha explicado que estos chalecos exteriores son de dotación colectiva, más orientados a dispositivos estáticos, que no tienen talla ni distinguen entre sexos, al menos los que se han repartido en esta comisaría. Los que reclama el SUP para todos los funcionarios policiales, "desde que salen" de la academia de Ávila, son chalecos interiores individuales, y que no se repartan "a cuenta gotas" ni por secciones.

 

Según el orden de reparto establecido, la primera unidad en recibirlos es el Grupo de Atención Ciudadano, y a continuación están los Grupos Operativos de Respuesta, Unidades de Prevención y Reacción, Brigadas Móviles, Protecciones Dinámicas y Traslados de Detenidos. Roberto González ha denunciado una "situación tercermundista" que obliga a que "la mayoría" de los agentes de calle adquieran por su cuenta "ya no solo chalecos", que cuestan "a partir" de los 600 euros, sino también guantes anti corte, fundas de pistola menos rígidas que las que les suministran o porta grilletes nuevos. "La situación es crítica.

 

A pesar de que el cuerpo está muy valorado, no tenemos los medios adecuados", ha denunciado. Respecto a la investigación abierta sobre si la agente fallecida y su compañero gravemente herido no portaban chalecos anti bala, los portavoces del SUP han aguardado a sus resultados para hacer valoraciones. Ahora bien, Roberto González se ha mostrado convencido de que si el subinspector Vicene Allo portaba uno, "lo había adquirido con su dinero", con lo que, al final, "quedas a expensas de si tu capacidad económica te permite comprarlo y así no podemos seguir", ha zanjado.

 

Respecto a si la actuación policial ante el aviso de un atraco fue la correcta, ha evitado valorar la versión de una trabajadora del banco que dijo que intentaron entrar en la sucursal, y ha añadido que los agentes que intervinieron "tuvieron que tomar decisiones en segundos". "Desde nuestro punto de vista actuaron correctamente, poniendo su vida al servicio de los ciudadanos y sacrificando la suya, como el caso de nuestra héroe particular, Vanessa", ha concluido.

 

Denuncian el reparto "a cuentagotas" de chalecos, solo para el 15% de Policía