martes. 23.04.2024
Vigo | Empleo

Freiremar debe pagar a la plantilla 8 millones en 9 meses, según la CIG

El sindicato CIG calcula que Freiremar adeuda a los 200 trabajadores afectados en España por el ERE de extinción "no menos de ocho millones de euros" que, según el acuerdo que firmarán en próximos días con la administración concursal, deberán ser abonados en un periodo de nueve meses.

El sindicato CIG calcula que Freiremar adeuda a los 200 trabajadores afectados en España por el ERE de extinción "no menos de ocho millones de euros" que, según el acuerdo que firmarán en próximos días con la administración concursal, deberán ser abonados en un periodo de nueve meses. El responsable de FGAMT-CIG, Xosé Fernández Piñeiro, ha explicado en rueda de prensa que este importe responde al pago de indemnizaciones, salarios adeudados, liquidaciones y otras cuestiones, como las cantidades fijadas en decenas de sentencias judiciales dictadas a favor de la plantilla.

 

Ha explicado que los representantes de los trabajadores defendieron, durante el periodo de negociación del segundo ERE de extinción -el primero fue declarado nulo- 35 días de indemnización por año de antigüedad con 18 mensualidades como tope y en un plazo de nueve meses. Esta propuesta fue aceptada finalmente por la empresa que, sin embargo, pretendía que se abriese un periodo de 15 meses para vender algunas de sus propiedades, ya que el pago a los trabajadores se basa en "la liquidación de activos", ha explicado. En concreto, se contempla un contrato en una nave de Mercamadrid y la venta de naves en Valencia y Murcia.

 

Fernández Piñeiro considera que el cambio de postura de la empresa, que aceptó finalmente los nueve meses de plazo que reclamaban los trabajadores, obedece a que Freiremar "necesitaba ganar imagen" de cara a la junta de acreedores que celebrará en junio de 2016, y también ante las entidades financieras. Durante su comparecencia ante los medios de comunicación, el responsable sindical ha recordado los antecedentes desde el punto de visto jurídico que preceden a este acuerdo y se ha remontado al momento en el que Freiremar "tomó la decisión de desmantelar" todas las plantas de elaboración que tenía en el conjunto del Estado.

 

En noviembre de 2013, ha continuado, más de 300 trabajadores fueron despedidos en un ERE de extinción que fue recurrido por la mesa negociadora y declarado nulo en una sentencia que "llevaba implícita" la readmisión de los trabajadores o bien el pago de indemnizaciones, la opción que ahora "tiene la empresa". Meses después, Freiremar planteó un segundo ERE extintivo que afectó a 210 trabajadores, a cuenta de que cerca de un centenar de empleados llegaron a un acuerdo "de mínimos", "de manera individual" y por razones "económicas y de miseria".

 

Considera Fernández Piñeiro que el objetivo de este segundo ERE, presentado cuando "el primero estaba pendiente de un recurso", era "abaratar el desembolso económico de los trabajadores porque sabían que la otra vía tenía 45 días de indemnización". Además, a través de la ejecución provisional de la sentencia que anulaba el primer ERE, la empresa se vio obligada a readmitir a los trabajadores con efectos retroactivos, lo que significó que a la plantilla "se le cortase" la prestación por desempleo. Por este motivo, en el acuerdo con la administración concursal plantearán algunos "matices", el primero de ellos basado en que la empresa pague al INEM "para que los trabajadores pongan su contador a cero".

 

El segundo consta en que se les entreguen las nóminas de septiembre, octubre y noviembre, ya que es un periodo que "está pagado" pero que no generó el citado documento. También pedirán que se satisfagan algunas "demandas individuales" de los trabajadores con motivo de impagos de vacaciones, diferencias en pagas extras e incluso diferencias de salarios por el convenio, y que ya fueron llevadas a los juzgados con sentencias favorables.

Freiremar debe pagar a la plantilla 8 millones en 9 meses, según la CIG