miércoles. 29.05.2024

La Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (Asime) presentó su Informe Anual del Sector Metal Gallego, centrado en la situación del empleo en este sector. A pesar de registrar una ligera subida del 0.5%, el empleo se mantuvo estable en 57.000 trabajadores en el año 2022. Desde Asime reconocen que aún están lejos de los 63.000 trabajadores que tuvo este sector hace siete años, y que la falta de personal cualificado es uno de los principales obstáculos para su crecimiento.

Enrique Mallón, Secretario General de Asime, explicó que la facturación podría ser un 30% mayor si contasen con suficiente personal para asumir proyectos técnicamente viables. Por ello, desde la Asociación insisten en la necesidad de formar a los trabajadores gallegos y flexibilizar los requisitos para incorporar personal cualificado de otros países.

En este sentido, desde la Asociación insisten en que “debemos esforzarnos en formar a los trabajadores gallegos, a la vez que flexibilizamos los requisitos para incorporar personal cualificado de otros países, tanto de la UE como de fuera, ya que en lugares como Perú, Colombia, Vietnam o Bangladesh hay profesionales formados que querrían trabajar en nuestra industria. La necesidad actual es de 1.500 trabajadores de forma inmediata para nuestro sector en Galicia, 800 solo en el área de Vigo, hay sitio para todos y todo esfuerzo será poco”.

A pesar de estos desafíos, el sector metal sigue siendo un pilar fundamental de la economía gallega, representando el 42% del empleo industrial y el 20% del PIB de la Comunidad. Además, se confirma la consolidación en la recuperación del sector con la creación de nuevas empresas.

En cuanto a la facturación, se registró un incremento del 15%, aunque las empresas enfrentaron dificultades marcadas por la inflación, el coste de suministros y el elevado precio de la energía, que marcaron todos los récords.

En lo que respecta a la balanza comercial, el 2022 no fue un año especialmente bueno para el sector, aunque Galicia continúa en el top 5 de comunidades más exportadoras, con el 35% de las exportaciones nacionales del sector metal.

Por actividades, la automoción registró un crecimiento del 14% en facturación pero una caída del 2% en empleo, destacando la importancia de posicionarse en el mercado del vehículo eléctrico. La industria naval también registró un crecimiento del 14% en facturación y cerró ocho nuevos contratos, aunque bajó en su posición nacional.

Las construcciones y estructuras metálicas también registraron crecimiento, así como otras actividades como la aeronáutica. Mallón destacó que el sector del metal y sus tecnologías asociadas están cerca del 100% de capacidad activa respecto a su capacidad productiva, pero la falta de personal cualificado condiciona la situación actual.

Asime prevé que en 2023 se mantendrá la tendencia alcista en facturación y empleo, siempre que se aborden los retos actuales en materia de cualificación de personal y costes energéticos.

El metal gallego necesita 1.500 trabajadores de forma inmediata