lunes 27/9/21

Trabajadores se encierran para denunciar falta de camas en hospital Ourense

Trabajadores del Complejo hospitalario de Ourense anunciaron hoy su intención de mantener los "encierros" al menos el fin de semana para denunciar la "reducción presupuestaria", que afecta al "recorte de camas y de personal" pese a la apertura del nuevo edificio de hospitalización.

Trabajadores del Complejo hospitalario de Ourense anunciaron hoy su intención de mantener los "encierros" al menos el fin de semana para denunciar la "reducción presupuestaria", que afecta al "recorte de camas y de personal" pese a la apertura del nuevo edificio de hospitalización. Desde el pasado miércoles, un grupo de trabajadores del citad centro médico permanece "encerrado" en el vestíbulo de entrada del hospital Cristal como medida de presión que iniciaron en la tarde del miércoles por el recorte de personal y camas que según aseguran, se encuentra "muy por debajo" de la demanda asistencial. En declaraciones a un grupo de periodistas, la presidenta de la comisión de centro hospitalario -que integra a trabajadores y sindicatos-, Asunción Maus, ha considerado "insostenible" la situación y el recorte presupuestario.

 

Los trabajadores han solicitado una reunión con el conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez, aunque Maus ha lamentado que "todavía" no han recibido respuesta ni de la Consellería ni de la jefatura provincial de Ourense. Los profesionales han recogido un total de 4.000 firmas para reclamar al Gobierno gallego un "uso responsable" de los recursos y han criticado el "menosprecio y desprecio" de la Xunta hacia ese centro médico. En el calendario de movilizaciones, los trabajadores han previsto continuar con los "encierros" durante al menos el próximo fin de semana y celebrar una concentración el próximo miércoles a las 20:00 horas con el apoyo de la plataforma asociativa Defensa pola Sanidade Pública, que espera que "sea multitudinaria".

 

Además, varios profesionales del centro han expresado su intención de participar en una manifestación convocada el próximo 4 de febrero en Santiago de Compostela para denunciar los recortes presupuestarios en el sistema de salud pública y la privatización de servicios. Según el colectivo, el acuerdo adoptado por el Sergas supone reducir un mínimo de cincuenta camas más de las comprometidas con el nuevo edificio de hospitalización inaugurado en el último trimestre de 2017, que se suman a las más de cien perdidas tras el cierre del hospital Piñor. Los presupuestos de la Consellería de Sanidad siempre serán "a la baja" dado que permitirán dotar recursos y personal suficientes para solo 36 camas "estructurales", es decir solo dotar recursos para 36 camas de las 41 que hay en cada ala hospitalaria a pesar de que las urgencias están "al cien por cien" de su capacidad. La dirección del Complejo hospitalario de Ourense aseguró en los últimos días que mantiene "todas las camas y personal" e insistió en que con la actual ampliación hay 122 camas más y un incremento de contratos de personal.

Comentarios